27.8 C
Tarapoto
jueves, diciembre 8, 2022

Cierren el Congreso: Hay mucha mafia

Hola mis queridos amigos y lectores de miércoles, estamos de vuelta siempre con ese pensamiento de promover en la equidad social. Hoy debemos de demostrar nuestro desinterés y falta de respeto a nuestros congresistas. Por tiempo somos hijastros de estas personas llamados “padres de la patria” ha cometido un sin número de abusos conductuales, actitudes que desaprueban de autoridades nacionales.

Exigimos desde eta columna a viva voz del pueblo que “cierren el congreso” la confianza de nuestros mal llamados “padres de la patria” ha propuesto en nuestros corazones la desconfianza, la inmoralidad, la acción del valor y la falsa palabra en los hechos de cada uno de ellos. Si expresamos y observamos en cada uno de ellos en especial nuestros representantes de la región, tenemos congresistas como Esther Saavedra, indicada por algunos medios que no ha terminado su primaria, entonces ahí viene “la pendejada política” se ha sometido a falsificar certificados de estudios y es más hasta títulos profesionales la gran mayoría de la agrupación Fuerza Popular. Pues sigue la lista de la vergüenza.

La congresista Yesenia Ponce no es la única parlamentaria fujimorista acusada de mentir en su hoja de vida. Tampoco es la única que lo niega todo, pese a las evidencias. Al menos otros seis congresistas naranjas se encuentran en situaciones similares. Una de ellas, la legisladora Betty Ananculí, es acusada por la Fiscalía del presunto delito contra la administración pública. Aseguró ante los organismos electorales y ante la Fiscalía que estudió la carrera de Administración de Negocios Internacionales en el Instituto Tecnológico Alas Peruanas, en Ica, entre el 2011 y el 2013.

Solo es un ejemplo para determinar que estos malos nombrados “congresistas” deben ser procesados y poner cadena perpetua civil, por no decirlo de esa manera; y la mayor exigencia de todos los peruanos “cierren el congreso” por tantas mafia que nos enseñan de mala fe estos malos peruanos.

La historia de la corrupción Fujimorista, no es de reciente tenemos que emprender la razón como ciudadano de luchar por la criadilla de la corrupción el “fujimorismo” regresamos el 2 de agosto del año 2016, tiene antecedentes. Once congresistas elegidos en las elecciones de abril presentaron serios cuestionamientos e investigaciones en su contra. A pesar de las denuncias que pesan sobre ellos, juraron en el cargo, y obtendrán inmunidad parlamentaria desde el 28 de julio, por los próximos cinco años y hasta ahora no se sabe nada de la investigación.

En ese entonces los Diez de los nuevos parlamentarios cuestionados pertenecen a las filas de Fuerza Popular, partido liderado por Keiko Fujimori. El primero en la lista es Kenji Fujimori, hermano de la lideresa de la agrupación naranja. El caso Limasa salió a la luz después de los comicios y da cuenta de cómo la empresa Logística Integral Marítima Andina SA (Limasa), propiedad del reelecto legislador y sus hermanos, logró un rápido ascenso financiero en dos años.

Otro es el caso de Modesto Figueroa, también del fujimorismo, electo por Madre de Dios. Desde agosto del 2014, la Segunda Fiscalía de Lavado de Activos investiga al próximo parlamentario. Figueroa es acusado de haber cometido delitos como el financiamiento para la minería ilegal o el comercio clandestino en su región.

Wuilian Monterola, releecto congresista con Fuerza Popular por Huancavelica es otro de los cuestionados. El Ministerio Público formalizó denuncia contra Rosana Gloria Monterola Abregú, hermana del legislador, y su sobrino Julio Yreno Monterola, por el presunto delito de lavado de activos, en la modalidad de actos de conversión y ocultamiento en agravio del Estado. Karina Beteta, de la región Huánuco, ha sido reelecta con el fujimorismo, antes fue aliada del Nacionalismo. Arrastra una investigación desde 2009, por haber constituido la empresa Wealth Latin American Import & Export junto con sus hermanas Luz Atencia Rubín y Carmen Atencia Rubín, con un capital de 120 mil soles. Marita Herrera ingresó al Congreso representando a la región Amazonas, con el fujimorismo. Fue denunciada penalmente por irregularidades en la construcción de 11 instituciones educativas en la provincia de Condorcanqui, desde el año 2014. Osías Ramírez es el hermano de Joaquín Ramírez, el principal financista de Fuerza Popular, quien viene siendo investigado por a la DEA. El nuevo parlamentario fue incluido en las investigaciones del Ministerio Público en contra de su hermano, por el presunto delito de lavado de activos. Edwin Donayre, fue electo por Alianza Para el Progreso, partido de César Acuña. El ex jefe militar afronta un proceso legal en su contra, junto a otras 41 personas, por la venta ilegal de combustible por S/ 2,571 millones. Un caso que data del 2006.

Al parecer los filtros para poder postular al Congreso por Fuerza Popular no fueron los idóneos. Al menos cuatro congresistas mintieron en sus Hojas de Vida, presentando información falsa u omitiendo datos, a todo este escenario ¿Qué hace el JNE?

La escena de estos vanos comportamientos y postura de los congresistas actualmente solo nos queda exigir y en forma rápida a nuestro presidente Vizcarra el “cierre del congreso” por honor propio de los peruanos y la exigencia de orgullo por nuestra historia incaica.

 

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,697FansMe gusta
58SeguidoresSeguir
1,854SeguidoresSeguir

Últimos artículos