25.8 C
Tarapoto
domingo, noviembre 27, 2022

Más allá del amanecer

Hace unos días, en un acto académico interesante en la ciudad de Tarapoto, se presentó el libro de Cristina del Águila sobre el tema polémico de la ayahuasca. Vedrino Lozano fue uno de los comentaristas y este es el texto de su presentación que el Diario Voces comparte con ustedes.

Mientras disfrutaba la lectura del libro: Ayahuasca Más allá del amanecer de Cristina Del Águila Arévalo, me resultaba inevitable no pensar en la única novela del poeta César Calvo, Las tres mitades de Ino Moxo.

La historia trata de la búsqueda del legendario hechicero Ino Moxo, a través del “viaje” que hace, desplazándose por distintos lugares de la Amazonía. A esto se suman sus visiones y experiencias producto de la ingesta de ayahuasca, droga alucinógena usada por brujos y chamanes. De esta manera el relato mezcla hechos reales con las alucinaciones personales y las explicaciones que hacen una serie de brujos que son los guías del viaje: Juan Tuesta, Don Hildebrando y Manuel Córdova (Ino Moxo). Ellos, a partir de esas visiones van dando a conocer un peculiar universo mágico, en el que conviven seres irreales, sucesos del pasado histórico y los mitos propios de las “tres mitades” del Perú: lo afro-peruano, lo andino y lo selvático (ashaninka, amawaka).

Pero, Cristina Del Águila, va más allá. Es decir, con este libro, busca romper con la visión tradicional que significan la toma de ayahuasca. Y lo consigue desde las primeras líneas, cuando un “Te estaba esperando” nos recibe con los brazos abiertos.

La historia está contada en primera persona donde se entremezclan testimonios, citas textuales e historias personales, además de la propia experiencia vital de la autora. Resulta complejo enmarcarlo en algún género literario, pues de manera estupenda, Cristina Del Águila, entremezcla en sus páginas crónicas, monólogos, prosa poética y narrativa, entrevistas y la investigación científica.

Resulta interesante que, la voz narrativa se identifica abiertamente como un ser amazónico y con el compromiso que eso conlleva: ser guardiana o protectora de la naturaleza, respetando la triada armónica entre hombre, cultura y naturaleza.

El libro destila conocimiento, nos enseña el poder curativo de las plantas amazónicas, los nexos que hay entre ellas y los pacientes, tal como sucede con el ikaro y el curandero.

Para muestra de esa sabiduría les dejó dos pequeños toques del libro:

“Si va a tomar ayahuasca, es bueno averiguar bien y hacer las preguntas correspondientes al curandero. Recuerde que la planta, le va a enlazar con el saber –teniendo a dicha planta “ancestral” –, de su mundo interior y más allá. Si usted no está preparado para conocerse a sí mismo, un buen curandero, lo estará para usted”.

“Sea humilde y respetuoso con usted mismo cuando decida asistir a un ritual del ayahuasca. Ore, pida a Dios su protección divina. Cumpla con la dieta antes y después de la ingesta; pues ella se queda en ti y se enlaza a todo tu ser para cuidarte y sanarte. Agradezca y cuando asista a una sesión, tenga claro qué es lo que quiere. Si desea, lleve anotado en una hoja para que lo tenga presente”.

El viaje de Cristina del Águila ha comenzado. (Vedrino Lozano Achuy)

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,697FansMe gusta
53SeguidoresSeguir
1,856SeguidoresSeguir

Últimos artículos