25.8 C
Tarapoto
domingo, noviembre 27, 2022

Los juzgadores de Paolo Guerrero

El caso Paolo Guerrero es un caso que a la legalidad le lleva al fracaso. ¿Por qué se sanciona a un jugador? Porque consume droga ¿Para qué? Supuestamente para mejorar su rendimiento deportivo. ¿Paolo Guerrero ha sido y es consumidor de drogas para mejorar su rendimiento deportivo? En realidad, NO. Paolo tiene alrededor de 15 años en el fútbol profesional, de intachable comportamiento. ¿Existe algún antecedente, que en algún momento, Paolo Guerrero consumió drogas? No. Se pregunta: Si en toda su larga y prolífica carrera profesional de fútbol, en ningún momento ha hecho práctica de consumo de drogas, ¿por qué tenía que hacerlo ahora? No guarda ninguna lógica. Pero, al margen de la deducción lógica, Paolo ha demostrado con resultados de pruebas bioquímicas que no es consumidor de drogas. Ésta prueba es de peso y contundente, que el futbolista no es drogadicto, no es adicto a las drogas, no es consumidor de drogas ¿Entonces, por qué se le sanciona?

En toda esta encrucijada situación, existen varias dudas, no de Paolo, sino de los juzgadores de él. ¿Ellos, han sido y son futbolistas calificados, de similar renombre que el juzgado? O, son quienes detrás de un pupitre, con sus prominentes partes ventrales, dejando escapar bocanadas de humo de cigarrillos, osan con meridiana facilidad, observar con nitidez la paja en algunos deportistas, procurando de esa manera ocultar la viga que ellos tienen en la suya. ¿Quién puede asegurar que los juzgadores no son drogadictos? ¿Quién puede asegurar que en toda esta maraña no han llegado gruesos fajos? Porque hace poco, según información televisiva, un país cuya selección será adversaria de Perú, hizo llegar significativo aporte económico a una de éstas entidades. ¿Acaso la selección peruana se ha convertido en la piedrecita del zapato? ¿Por qué necesariamente se apuntó con la mira destructora a Guerrero, cuando la selección peruana ya estaba en la puerta de la clasificación? ¿Qué relación existe entre la presencia de la máxima autoridad del fútbol mundial en Argentina, cuando precisamente, esa noche ambas selecciones iban a jugar? ¿Por qué necesariamente esa noche se hace la prueba antidoping a Guerrero? ¿Por qué a Guerrero? ¿Por qué no a otro jugador? Claro, estaba emergiendo una supuesta pequeña selección hasta llegar al atrevimiento de clasificar, inclusive dejando atrás al equipo del mejor jugador del mundo. ¿Y quién no ha sabido que Guerrero era y es el referente de la selección peruana? Entonces, se podría suponer: “Por ser una selección atrevida, te mereces un castigo, dopándole a tu mejor jugador” Y, ¿qué hubiera pasado si esa noche la selección peruana le hubiese ganado el partido a la selección Argentina? Ah, seguramente estaban en el laboratorio las muestras de muchos jugadores peruanos, a fin de actuar con mayor drasticidad si el atrevimiento hubiese sido mayor, es decir, si gana a la selección argentina. Claro, es una suposición; pero, con estos juzgadores, todo se puede pensar.

La actitud de Paolo, de ir a la otra instancia para pedir la absolución total, es correcta. Esta forma de actuar es de quien en realidad no ha consumido droga y no es drogadicto. ¿Por qué va recibir sanción de drogadicción si no se ha drogado? Está bien pues, tiene toda lógica. Él está consciente de su realidad de vida y esa fuerza de conciencia le impulsa a seguir la lucha hasta encontrar la absolución total. Alguien dice, es que tenía que jugar, claro, tiene que jugar de manera consciente, libre de presión, peor de una actitud que no ha cometido, así como jugó los quince años en diferentes partes del mundo. ¿Por qué tenía que cargar una sanción de algo que no ha hecho? No es justo pues señores juzgadores. Ahora, se le sanciona por el metabolito encontrado en su cuerpo, que no es de drogadicción, sino de la ingesta de té que se le ha traído. ¿Él ha hecho el té? No, él no ha preparado el té. Quizá allí hay cierta duda, pero, ¿a quién favorece la duda?

Ahora, ¿quién ha hecho el té? El hotel. ¿Por qué el hotel no ha dicho la verdad? ¿Por qué el hotel ha escondido a su mozo cuando Paolo ha ido a solicitar información? ¿Cómo es posible que el hotel quiere sacar cuerpo, diciendo que en el lugar de recepción de familiares no supervisan las bebidas ni los alimentos? Entonces, ¿qué clase de hotel es éste, donde solo se supervisa una parte y otra no? ¿Acaso los jugadores están en otro hotel? ¿No se le paga al hotel también por esta parte donde se reciben a los familiares? ¿El hotel no cobra por los servicios de bebidas y alimentos que se suministran en esta parte de recepción de familiares? Si así de malo es el servicio, ¿cómo se explica que se siga contratando al mismo hotel, que dejó a la selección sin su capitán? ¿Por qué se le dejó a Paolo solo para que se defendiera? ¿El problema ocurrió cuando Paolo estaba como persona particular, o para la selección peruana? Entonces, ¿por qué la federación peruana de fútbol no asumió la defensa desde el principio? ¿Por qué ese silencio confabulador? Paolo es el capitán de la selección nacional, del Perú profundo, él encarna al poblador peruano, porque siempre se ha entregado de cuerpo y alma a la selección. Sin Paolo Guerrero, no estaríamos ahora en el campeonato mundial de fútbol.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,697FansMe gusta
53SeguidoresSeguir
1,856SeguidoresSeguir

Últimos artículos