23.8 C
Tarapoto
jueves, diciembre 8, 2022

Pase a la historia de honor por tres cosas: Educación, Salud y Justicia

Desde que el señor Vizcarra asume la presidencia del país, lo hace poniendo en práctica lo más precioso del ser humano que es el diálogo. No esos diálogos delegados a sus subordinados ministros, como quien decir “allá ustedes”. No, este novicio presidente del Perú, se le nota las intenciones de poner en práctica la palabra hablada. Una palabra hablada de honor y compromiso asumido por él mismo.

Sus viajes que permanentemente hace por el interior del país. Sus conversaciones permanentes que hace en horas de la mañana con cada uno de sus ministros. Su perfil bajo que absorbe a creer lo que dice. Hacen de este moqueguano lo que su antecesor y los demás de triste recordación que jefaturaron el Estado, jamás lo hicieron.

Así como viaja permanentemente por el interior del país, habla consecutivamente con sus ministros y genera confianza de lo que dice, debe empezar toda esta disposición anímica que demuestra, priorizando tres instituciones claves del país. EDUCACIÓN, SALUD, y JUSTICIA.

Estamos hartamente fastidiados e indignados que el Ministerio de Educación alberga a gente ganando excesivos y abusivos sueldos que pasan de los diez mil soles, como una señora de gestión pedagógica, sin más perfil profesional, viene recibiendo ese abusivo y vergonzoso sueldo, dándole una cachetada al miserable sueldo de los maestros que apenas pasa de los dos mil soles.

Ponga orden ahí señor presidente Vizcarra. Usted que hizo de Moquegua el pilar de la educación de toda esa región. Para esto lógicamente tiene que cambiarse muchos moldes equivocados del aprendizaje; tiene que partir barriendo la primera casa de la educación que es el MINEDU.

Si para unos cuantos privilegiados que trabajan en esa institución matriz de la educación, es convertirse en millonarios, entonces dónde queda la equidad de sueldos y sobre todo dónde queda la austeridad que usted predica señor presidente, aplicando varios impuestos a sectores de la sociedad, y en esta línea dónde queda el ejemplo de austeridad que deberían dar esos señores del Congreso comprándose televisores de altísimo precio para sus oficinas. ¿Trabajan estos señores en el Congreso? ¿O paran mirando televisión en sus despachos?

Todo parece indicar que es esta última. Ponga mano dura aquí también señor presidente Vizcarra. Aunque esto seguramente le llevaría a perder la confianza del desprestigiado grupo del fujimorismo que controla a su abusiva gana todo el Congreso. Pero más vale que pierda confianza de esos sátrapas que perder la confianza del pueblo.

Respete y reivindique los derechos de los maestros. Debe aprobarse por ejemplo la propuesta del sindicato de los maestros, que se haga realidad el cese a partir de los 55 años con un piso salarial de dos mil soles; que se garantice su estabilidad laboral y que no haya amenazas de despido con esos exámenes de desempeño en base a una infinidad de rúbricas. Lógico debe convocarse también a concursos permanentes de nombramiento y capacitación.

Un maestro miserablemente pagado, siempre va acudir a las entidades financieras prolongándose toda una vida en su actividad laboral con salarios totalmente congelados por el fuerte interés de los bancos y por la baja remuneración de su piso salarial.

Si usted vela señor presidente por todos estos intereses de los maestros, así como veló por los intereses de sus maestros moqueguanos. Créeme señor, previo diálogo que debe consumarse con los maestros de todas las regiones, que tienen como representante sindical a Pedro Castillo, si usted emprende salomónicos diálogos y acuerdos con los dirigentes, no se hará realidad ninguna huelga indefinida que se viene anunciando para el 19 de junio, de lo contrario la educación y la oportunidad de los estudiantes estaría yéndose por la borda.

La salud y la justicia, debe estar también bajo su lupa, señor presidente. Una salud mental urge en la sociedad, para que no haya más desadaptados. Y una verdadera justicia sin negociaciones con el hampa, como viene ocurriendo y que desde el Congreso se aprueben leyes drásticas contra todo tipo de delincuencia, aún las leyes más severas, porque la cárcel, por más que sea cadena perpetua, vivirá el resto de su vida ese delincuente sin hacer nada y comiendo las tres comidas y el ciudadano sería cada vez más el peor afectado alimentando a delincuentes en las cárceles con los impuestos que paga.

 

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,696FansMe gusta
58SeguidoresSeguir
1,853SeguidoresSeguir

Últimos artículos