30.8 C
Tarapoto
sábado, noviembre 26, 2022

Por sus obras los conocereis

TARAPOTO, tenía dos mercados; uno, en el barrio Partido Alto, y el otro, en esquina de Jiménez Pimentel y Gregorio Delgado.

Probablemente sin siquiera medir las consecuencias de sus actos, el entonces alcalde; un conocido criador de pollos, decidió echarse abajo las estructuras de los que era el mercado número dos. Personas en su mayoría de la tercera edad, cuyos únicos ingresos provenían de las ventas diarias en los puestos que allí ocupan, fueron notificadas de un día para otro; debían irse de inmediato, pues derrumbarían el local.

Las expresiones en contra, aduciendo que con el producto de las ventas sobrevivían, pues todos eran de edad muy avanzada y sus familiares no estaban en capacidad de asistirlos, tampoco con medicamentos para dar solución a sus frecuentes problemas de salud, no prosperaron Sus reclamos y protestas no fueron escuchados, sus lágrimas y suplicas, no cambiaron la caprichosa orden del entonces alcalde; Don Walter Grundel Jiménez.

La historia no concluye aquí; muchas de esas personas de edad avanzada ya fallecieron, ninguna disponía de dinero para un tratamiento médico conveniente y oportuno, mucho menos para la adquisición de medicamentos. Otros sufrieron hambre y miseria, pena y desolación. Por un mínimo de respeto a esas personas no mencionaremos nombre ni apellidos, pero son mudos testigos de un acto descabellado; sin motivo y ni razón de ninguna índole; Walter Grundel Jiménez, mando derruír el local del mercado.

Aun hoy, 05 de Junio del 2018, después de 06 años, todos los tarapotinos sin excepción se preguntan: que sucedió en el interior de la mente de Walter Grundel Jiménez…? Destruyó el local del mercado sin haber previsto las consecuencias, como por ejemplo, esas personas desamparadas, sin recursos…? Cuál era la prisa, el apuro…? Tenía acaso un proyecto que remplazaría al mercado derruido…? Que sepamos, Grundel nunca pidió perdón o disculpas por los daños causados a esas personas.

Por el concepto de cobros por arrendamientos de puestos y tiendas ubicadas en el exterior; hacia el jirón Jiménez Pimentel 2° cuadra, que la MPSM; dejó de percibir durante años, quien resarcirá de esa pérdida al municipio? No debería hacerlo el Sr. Grundel..? Independientemente de aquello, no les parece que fué una actitud irracional? Ordenar la destrucción total del local hasta sus cimientos, no representó acaso un costo elevado considerando las horas-hombres pagadas por el municipio..? Y para qué? También nos parece que esa suma debería ser cubierta por Walter Grundel al municipio Provincial ¿La reconocida discapacidad de Walter Grundel Jimenez, para plantear proyectos en favor de la comunidad no debió ordenar que el terreno del mercado en total abandono hoy en día, se convirtiera por ejemplo, en una playa de estacionamiento tan desesperadamente necesaria para la zona céntrica de Tarapoto? Cientos de miles de soles habría recaudado la MPSM.. Por ese concepto.

Como decía mi abuela, eso hubiera equivalido a pedirle manzanas a un árbol de algarrobos.

Según el habla popular, gente que ha trabajado en su granja; Don Walter solo tiene cerebro para contar pollos, aunque esta simplísima tarea, alguien tiene que ayudarlo.

Pregunta; esta es la clase de persona que pretende ser el Gob. Regional de San Martín?

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,697FansMe gusta
53SeguidoresSeguir
1,856SeguidoresSeguir

Últimos artículos