29.8 C
Tarapoto
martes, abril 23, 2024

El alcalde ya puede ser mi amigo

a través del cristal
Willian Gallegos Arévalo
columnista

No podríamos ser mezquinos para no reconocer que Tarapoto, como urbe, está cambiando, y lo hace casi de una manera discreta pero efectiva, a partir de esas calles que se están asfaltando y que benefician a los vecinos. Pero tampoco podemos dejar de valorar el esfuerzo de aquellos vecinos que se han preocupado por arborizar sus calles por propia iniciativa, lo que le da un panorama mejor al paisaje urbano y, estoy seguro, Grundel y Delfor Ponce de León ya estarán pensando en algún reconocimiento,

No formo parte del entorno del alcalde –en realidad, por propia decisión personal siempre prefiero alejarme de las cúpulas- pero advierto que Grundel, sin saberlo, está aplicando la ley que he formulado y que denomino la Ley del Mínimo del Desarrollo y que, uno de sus corolarios dice que la suma de las obras menores, que posiblemente no sirvan para generar votos, termina redundando en beneficio de los ciudadanos, lo que podemos verlo en las calles asfaltadas en el barrio de Partido Alto, ejemplo que debe imitar Edilberto Pezo Carmelo pues, parece ser que no tiene planes para asfaltar las calles adyacentes al Coliseo Cerrado de Morales que, eso sí, de golpe, sería una obra de impacto.

Grundel está haciendo una obra al margen de buscar efectismos visibles y especulativos, y encuentro honestidad en esa forma de actuar. Tal vez sea porque Grundel no se declara político. Y eso es lo que queremos los ciudadanos: personas de gobierno que no actúan con cálculos políticos, pues grajos de esta calaña le hacen mucho daño a la ciudad. Y, ojo: si no estoy equivocado, cuando la campaña política que le llevó al sillón municipal a Grundel, no entró al juego de esa bastarda forma de hacer política: insultando, calumniando, ninguneando, etc.

Pero no todo es color de rosas en la gestión de Grundel, porque no pareciera carecer de prospectiva, y en este aspecto, Delfor Ponce de León, que es un regidor bien preparado, además de ser arequipeño, no estaría siendo un soporte para ayudar a darle valor agregado a la gestión. Por ejemplo, ¿qué hacer para buscar espacios públicos para distracción de la gente¬? ¿Qué políticas implementar en seguridad ciudadana y disminuir la criminalidad? ¿Qué se está haciendo para promover y fortalecer las bibliotecas municipales? ¿La municipalidad está cumpliendo su rol de promotor del desarrollo integral y armónico de su territorio? ¿Ya convocó la municipalidad a alguna autoridad ambiental que le informe o instruya sobre políticas ambientales, antes que pasarse en cotorreos?

A pesar que la actual gestión se encuentra realizando un trabajo con perfil bajo, sentimos que no tenemos políticas territoriales, porque no podemos dejarle todo al voluntarismo y a las decisiones que podamos tomar según los estados de humor o, como dicen los intelectuales: según la coyuntura. Los documentos de planificación estarían por las puras. Aun así, creo que Walter Grundel Jiménez está realizando una gestión honesta, sin tremendismos, ni cálculos. Y eso vale, porque debemos cuidarnos de los loros y parlanchines, que creen saberlo todo y que han hecho de la política el espacio para dejar de ser ilustres desconocidos

Artículos relacionados

Mantente Conectado

34,536FansMe gusta
266SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

Últimos artículos