jueves, agosto 11, 2022

Cuando el chinchilejo volaba en la Amazonía

Por Willian Gallegos

Las últimas generaciones de peruanos, y especialmente selváticos, no saben que en el Perú entre los años sesenta y ochenta operaban dos líneas aéreas: la SATCO (Servicio Aéreo de Transportes Comerciales), de propiedad de la Fuerza Aérea del Perú, y Faucett, privada. En 1973, sobre la base de SATCO, se crea la empresa AEROPERU, que se convierte en la línea de bandera del Perú, realizando vuelos internacionales, siendo los vuelos nacionales cubiertos con los aviones Fokker, de fabricación holandesa. El modelo a turbohélice, era el Fokker F-27, y los jets, el Fokker F-28.

Por supuesto, los pasajeros de Aeroperú, pugnaban por volar en el jet, y tenían que hacerlo en el a turbohélice, cuando ya no quedaba otra posibilidad, pues esos años, solo con dos líneas aéreas operando, la demanda de pasajeros era tal que el antiguo local de Corpac de Tarapoto, una vetusta casona, construida cuando se trasladó el aeropuerto en 1961 del lugar que ahora ocupan el Hospital de Tarapoto y la Dirección Regional de Agricultura, parecía un mercado. No olvidemos que el de  Tarapoto siempre fue el segundo aeropuerto a nivel nacional, después de Lima.

Cuando el Fokker F-27, o turbohélice, llega a Tarapoto, curiosamente llega con el nombre con el que se le conoció en toda la Amazonía: El Chinchilejo. Este avión era el que iniciaba la jornada aérea de Aeroperú: era el primer vuelo en llegar a Tarapoto, y el primero en despegar (los juanguerrinos decían: el primero en elevar). Y El Chinchilejo tenía una particular en el sonido de sus motores, que parecía el de un ronroneo  desafinado, mientras que el del jet era fino. Pero al fin al cabo, los vuelos de los dos aviones siempre llegaban y salían con carga completa, pues por esos años aún no estaba totalmente habilitada la carretera Marginal de la Selva.

¿Y por qué el nombre de Chinchilejo, a ese avión que realizaba vuelos casi heroicos? Pues siempre me intrigó el nombre hasta que ayer domingo, en una conversación que sostenía con Luis Salazar Orsi y Carlos Tafur Ruíz, al que después se integraría Néstor López Cahuaza, comenzamos a analizar no el nombre, que se asocia a la libélula, conocido también como ´el caballito del diablo´, como se le describe en una amena leyenda amazónica, que usted puede encontrarlo en la red, sino el lugar en que nació la denominación popular del avión.

Llegamos a la conclusión –que es todavía una especulación—que el nombre de El Chinchilejo, le fue asignado en el departamento de Loreto, pues la designación de la libélula con ese nombre está más acentuada en Iquitos, y con más intensidad en Pucallpa. Tanto es así, que Hernán Vidaurre, el conocido humorista pucallpino, de Los Chistosos, en la secuencia “Defuendiendo la naturaleza”, simula que José Tomás Gonzales Reátegui, a la sazón ministro de la Presidencia del gobierno de Fujimori, dicta una clase magistral con el título “El Chinchilejo”, alternando la muletilla: “pero ese no es así”.

Para terminar. La mayoría de los pasajeros prefería viajar en el jet de Aeroperú, y, repito, en El Chinchilejo lo hacía cuando “no quedaba otra”. En cierta oportunidad, en el aeropuerto, un señor Reátegui,  que había sacado su pasaje en el jet, el empleado de la compañía, que quería congraciarse con un pitucón. le quiso cambiar al Chinchilejo con el cuento que sale primero y va a llegar más temprano a Lima, obteniendo la siguiente simplona negativa: “Mira hijito, yo he sacado mi pasaje en el jet y no te acepto pasar al Chinchilejo, porque ahí ya no nos salva ni el Apra”. La hilaridad fue general.

Hemos querido recordar a un avión que era casi exótico, y de repente se convierta en mítico, porque tenía una particularidad especial: despegaba en un tramo no muy largo, pues, mientras al jet le veíamos en su carrera en la pista para iniciar el despegue, al Chinchilejo ya lo veíamos bien alto, tanto que la gente que quería ver su carrera y al divisarlo ya en el aire terminaba con una exclamación: ¡Ya nos ha jodido el Chinchilejo!

 

Artículos relacionados

1 COMENTARIO

  1. El Chinchilejo….recuerdo que estando en Chiclayo nos subimos al avion y despues de una hora nos dijeron que una helice no arrancaba y nos mandaron al hotel. Muchos pasajeros que se habian quedado dormidos pensaron que ya estabaos en nuestro querido Tarapoto.

Los comentarios están cerrados.

Mantente conectado

33,241FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,831SeguidoresSeguir

últimos artículos