22.4 C
Tarapoto
domingo, marzo 3, 2024

El nuevo libro de Absalón Vásquez Villanueva et al.

Coherente con su interés en el tema agrario nacional, Absalón Vásquez Villanueva, ex ministro de Agricultura, en coautoría con Isaak Vásquez R. y Víctor Vásquez V, nos entregan el interesante libro “Lineamientos de Política para un desarrollo agrario sostenido” (2021), auspiciado por la Universidad Nacional Agraria de La Molina, trabajo bastante esclarecedor que retoma aspectos tan importantes, como la asociatividad, los subsidios a las diferentes etapas del proceso productivo, el financiamiento y otros, que deben llevarnos a tener una agricultura sostenida y moderna.

Absalón Vásquez Villanueva sabe muy bien de lo que escribe. En los años noventa del siglo pasado presentaría dos importantes trabajos, a los que recurrimos siempre, que presentaban el diagnóstico de la agricultura nacional mediante el cual reforzaba la política de gobierno de esos años en la búsqueda de una nueva forma de entender el proceso agrario del país a partir de la gestión de los propios agricultores. Una de esas políticas fue el impulso a las cajas rurales de ahorro y crédito, promovidas y creadas por y para los agricultores y del que, en San Martín, nadie explicó que es lo que ocurrió con ese proceso. El Fondo de Desarrollo Agrario, FONDEAGRO, fue el impulsor decisivo y el mecanismo para llevarlo a cabo.

El libro del que comentamos es bastante explícito y convincente en cuanto a conocer con claridad el rol de los diferentes actores del proceso productivo, como son “el

Estado, el sector privado, las organizaciones agrarias y el Mercado”. Aunque no lo dicen en el libro, entre estos cuatro actores tiene que haber una estrategia de negociación en el estilo de ganar/ganar, como propone Stephen Covey que, al final, logre que todos los ciudadanos salgan ganando, y que permitiría dinamizar las economías locales. Todo este esquema podrá hacerse a través del proceso de la gobernanza en el Comité de Gestión Regional Agrario (CGRA) que es el único espacio de consenso intergubernamental y que venimos impulsando.

A partir del Estado “como un verdadero promotor para lograr el desarrollo agrario equitativo, inclusivo y sostenido” y con el apoyo decisivo a la agricultura familiar, Absalón Vásquez y sus colaboradores nos presentan veinticuatro lineamientos de política, entre ellos la siembra y cosecha de agua –forma parte del plan de trabajo del CGRA–, además de la participación decisiva de los productores organizados. Con respecto a la asociatividad deben implementarse mecanismos para hacerlos viables, a partir de nuevas estrategias, y que ya planteamos.

Felicito a los autores del libro: el diagnóstico del proceso de desarrollo agrícola del país que presentan ayudará a señalar derroteros que nos saque de una vez por todas de esos entrampamientos ya casi históricos. De otro lado, coincido en que el liderazgo en el agro debe ser compartido entre un Estado comprometido, los propios agricultores y el sector privado, a partir de una visión clara hacia donde queremos llegar. (Comunicando Bosque y Cultura)

Artículos relacionados

Mantente Conectado

34,492FansMe gusta
249SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

Últimos artículos