martes, agosto 9, 2022

Cuando hay batida los choros celebran

 

Ayer pasé por un megaoperativo en el distrito de Morales. Uno: me indignó que no me detengan pues iba con todos mis papeles. Dos: Me molestó tremendamente ver exactamente a tres patrullas y seis motos policiales en el lugar, a menos que me haya perdido alguna.

Tres patrullas y seis motos policiales en ese lugar. Cuando un delincuente ve eso, hará las llamadas necesarias y dirá: “¡es hora de hacer feria!”. ¿Se imaginan? Un promedio de 30 efectivos policiales que podrían estar desarrollando una actividad tan efectiva como cuidar los lugares con mayor riesgo de delincuencia de nuestra ciudad, se encuentran realizando un operativo para capturar a los conductores de motocicleta sin casco…

Cómo se ha tergiversado la labor de la Policía Nacional en nuestro país. En este tiempo, en el que más arrecia la delincuencia, se ha disminuido la labor de los buenos efectivos policiales (por quienes tengo un gran aprecio), a policías de tránsito, cuidado que los cascos llenen las cabezas de los conductores, recaudando dinero para las desesperadas arcas de un país que se debate en el riesgo de caerse a un despeñadero sin salida pronta.

¡Ah!, pobre país y es que acaso en su pobreza está el hecho de haber reemplazado a la SUNAT por la policía.

Artículos relacionados

Mantente conectado

33,231FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,829SeguidoresSeguir

últimos artículos