lunes, agosto 8, 2022

Perú y el cambio Climático: Fuerza de la esperanza

Dos emociones encontradas suscitó en mí ver los anuncios televisivos de la campaña publicitaria por la próxima realización de la CONFERENCIA MUNDIAL DE LA ONU sobre el cambio climático: Por una parte la emoción de la fuerza de la esperanza y por otra parte cierta molestia ante la contradicción de ver a los personajes de la farándula exhortando a cuidar la salud del medio ambiente (siendo que casi con seguridad ellos no practican cosas tan básicas para el cuidado ambiental como por ejemplo ser vegetarianos o veganos).

Y es que por una parte podemos sentirnos en cierto modo “esperanzados” (acudiendo al Nagasiddhi de la Jñana -o facultad del saber- denominado “fuerza de la esperanza”) al ver cómo Perú –con eventos trascendentales como esta conferencia- va poco a poco tomando su posicionamiento para el cuál fue destinado en su esencia ontológica como “el que guía” (Perú) o el país que dirigirá orientando a la humanidad en la sabiduría del vivir; y por otra parte indignarnos un poco esperando también una mayor conciencia de vida de los líderes de opinión (y también las personas “populares”) para que actúen más coherente, pertinentemente y con menos contradicciones entre su hablar y su actuar. Veamos:

Según las enseñanzas de la Gran Tradición Iniciática, Perú, en sánscrito (lengua madre y sagrada) significa “el que guía” según lo revela el Dr. David Juan Ferriz Olivares- Rector de los Colegios de Iniciación Mayor- quien sigue diciendo: “Interesante es notar que PERÚ en sánscrito (conforme “A Practical Sanskrit Dictionary, pág. 170, por Arthur Macdonell, Oxford University Press, Amen House, 1958) se traduce literalmente como: “Primacía, primer lugar, dirección, mando, guiar, dirigir, ir adelante, enseñar el camino, sobresalir: en el seno de dos olas, en el canal, en la artesa, en el abrevadero (Aquarius); significa también: transmitir (energía), pasar por, aprobado en, ser admitido en el seno de dos olas, el abrevadero”, etc.

Esto último revela toda una GRACIA (bien entendida como “Libertad de Evolucionar”) para el Perú pero también un gran reto histórico para los peruanos Y QUIENES MORAN EN LOS PAÍSES ANDINOS, pues es menester que con su realidad lógica (hechos concretos) demuestren plenamente la esencia ontológica con la cual estas tierras y sus pobladores han sido bendecidos por la Inteligencia Divina, como lo declara el Regente de la Gran Tradición Iniciática Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière: “Evidentemente, el Continente Americano ha sido elevado hasta la mirada de la Alta Inteligencia Divina, y posee un Centro regenerador especial, como lo fue mucho tiempo el Tíbet para el Asia y por consiguiente para el mundo… De acuerdo con los cálculos, tanto geológicos como magnéticos y simbólicos, ese punto se encuentra situado en las altas mesetas de la Cordillera de los Andes.”

Sin embargo y para que esto suceda es fundamental que los líderes de cada grupo humano (académicos, familiares, profesionales, sociales, artísticos, etc.) de nuestros países, vayan acercándose más hacia una mejor receptividad a las fuentes verdaderas de la Sabiduría Antigua de los Colegios de Iniciación Mayor y sus diversas instituciones (ver: www.magnanet.org. www.elicnet.org, www.fissnet.org) que ya han abierto ampliamente sus puertas a las grandes colectividades (pues estamos en una era positiva y abierta, la Era del Saber: Aquarius). Sin duda es un proceso que requiere mucha paciencia pues la humanidad es tardía en asimilar. Mientras tanto podemos no podemos por ahora sino conformarnos con los pasos que la sociedad pueda dar con ayuda de los seres que se unen a este gran movimiento de reducación de la humanidad representado tangiblemente por las Instituciones de Sabiduría antes mencionadas.

Entonces no nos queda sino seguir luchando contra la ignorancia desde todos los flancos para promover una mayor y mejor corriente de opinión que mejore la calidad de los eventos internacionales hacia decisiones más coherentes como por ejemplo – si hablamos de cambio climático y si queremos ser “buenos ecologistas comprometidos con el planeta”- dejar de consumir animales muertos en nuestras comidas y en los productos que derivan de la matanza organizada y masiva de los animales (peces, aves, ganados, etc.) puesto que en verdad es una hecatombe medioambiental y un verdadero holocausto ecológico diabólico que a su vez causa gran parte de los males de los que se aflige la humanidad conduciéndola hacia un terrible “Armagedón”. Basta recordar los billones de litros de agua desperdiciada (gastada y contaminada) en la “producción” de carnes animales y la consecuente destrucción de las selvas, ríos, las lluvias ácidas, el gas metano, los lagos de sangre, etc. ¡¡¡No es posible pues decirse “ecologista” y a la vez comer restos de animales muertos!!!

Estamos a tiempo aún, podemos aún tener la “fuerza de la esperanza”, pero trabajando intensamente para evitar aquello que ya se expresó hace 50 años: “La matanza organizada de los animales es el comienzo de una ley acción-reacción que sepultará a los humanos!” (Dr. Serge Raynaud de la Ferrière). Diversos cursos permanentes en la CASA de la CULTURA sede Tarapoto: Jr. Rioja N° 218. Telf. 525760.

Artículos relacionados

Mantente conectado

33,231FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,829SeguidoresSeguir

últimos artículos