32.8 C
Tarapoto
martes, enero 31, 2023

El grandioso Shitariyacu: 1591 hectáreas cuidadas por 30 héroes de la conservación

MÁS DE LA PROVINCIA DE MARISCAL CÁCERES

9
CASCADAS ENORMES. En el Shitariyacu, vimos una de las maravillosas cascadas. Una foto de frente y otra de perfil. (Foto: Lenin Quevedo Bardález)

Desde el pequeño caserío de Ricardo Palma se parte a una aventura que nunca olvidará. Se la recomendamos 

Por: Lenin Quevedo

Shitariyacu, es un área protegida por pobladores del caserío Ricardo Palma, en el distrito de Pachiza, de la provincia de Mariscal Cáceres en el centro de la región San Martín. Allí se encuentra la asociación de agricultores cacaoteros “Asociación de Desarrollo Sostenible y Conservación Ricardo Palma, ADESCORP”.
Ellos, lograron que les admitan la concesión de conservación de 1591 hectáreas, a partir de 30 socios.
Las áreas colindantes, son un recuerdo de lo que sucedía en el pasado en esta pequeña comunidad, arrasada por el terrorismo de Sendero Luminoso, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, los narcotraficantes y las Fuerzas Armadas. Hoy vencidos todos esos fantasmas, miran al futuro con esperanza.
Para llegar, atravesamos extensas pasturas, las mismas que se espera que en un futuro próximo se conviertan en bosques otra vez.
Un hito nos da la bienvenida a la concesión, que fue puesto en el lugar en el año 2005, ya que desde aquel entonces se ha cuidado el bosque, aun cuando la resolución que las oficializaba salió recién en el año 2012.
Aquí, hay mucho por lo que luchar, fundamentalmente por el agua, que garantiza el futuro. Fue el Estado, que animó a los miembros de esta organización a tomar la decisión de cuidar la cuenca del Shitariyacu. “Aquí se construyó entre los noventa y la mitad de la década del 2000, una hidroeléctrica. Su funcionamiento duró hasta el año 2012, cuando ingresó el interconectado, momento en el que dejó de trabajar”, refiere Manuel Zavaleta, presidente de ADESCORP, quien agrega que esa obra abandonada, ha dejado como legado para ellos, una especie de acera, a través de la que los turistas llegan a los maravillosos lugares que se encuentran en la zona.
De acuerdo a Cristina del Águila, directora de Políticas Públicas de Amazónicos por la Amazonía (AMPA), la principal amenaza en contra de los guardianes del bosque es la caza furtiva de especies de la zona, además de la tala de árboles en menor escala. “No se ha sentido aun la presencia de la Autoridad Ambiental Regional (ARA), que les entregue mayores seguridades a los socios, sin embargo, a través de AMPA, estamos articulando con los municipios, con el ARA, los respnsables de fauna y la Policía Nacional, para que tengan mayor presencia y ayuden a mitigar los daños en dichos centros poblados”, indicó.

Los atractivos turísticos
Además de todo lo que comúnmente puede observarse en un área conservada (como insectos de colores, ranas de mil tipos, árboles inmemoriales), también para llegar hasta una piscina natural, uno debe atravesar un túnel lleno de murciélagos de distintos tamaños. Éstos, no solo no atacan, no chupan sangre, ni se convierten en Drácula, sino que son los obreros del bosque.
Los murciélagos ayudan a dispersar las semillas en el bosque, garantizando de esta manera que la Amazonía siga en pie. Los murciélagos, son además, otros de los grandes polinizadores, como los colibrís, como las abejas, a través de su pelaje. Tan feos, como necesarios.
Una vez pasado el túnel, se camina aproximadamente 30 minutos más y usted se encontrará con una gran piscina natural de agua limpísima, que a uno de sus lados tiene un tobogan que puede aprovechar para sentirse un niño.
Bañarse allí es todo un privilegio que hasta ahora muy pocos han gozado.
En el camino de retorno, una encrucijada que tira para abajo, nos indica el camino hasta las cascadas más grandes de Shitariyacu. Se trata de un muro de piedra con aguas frías y calientes; una enorme caída que supera los 30 metros y que es un verdadero monumento de la naturaleza.

El relevo generacional.
Una de las mejores cosas que se encuentran en estos espacios naturales, es la esperanza. Y eso, porque a través del relevo de jóvenes que hoy comparten la idea de asumir la tarea de sus padres en la conservación.
Es por eso que, a todos los que nos leen, debe tomar en cuenta que en sus hijos está el futuro, claro que además en el ejemplo que usted entregue.
Ame a la selva y defiéndala de quienes quieran destruirla. Es la única manera de garantizar nuestro futuro.

10

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,843FansMe gusta
76SeguidoresSeguir
1,852SeguidoresSeguir

Últimos artículos