23 C
Tarapoto
viernes, diciembre 9, 2022

Tributo a la maestra Paula Vela Rivero Vda. de Celis

reflexionsocial

A dos años de la partida física (27/02/2015 – 2017) de mi querida y recordada tía, PAULA VELA RIVERO VDA. DE CELIS – Moyobamba – Perú, permítame una licencia amable lector, para rendirle públicamente tributo al espíritu de lucha cotidiana de mi inolvidable tía antes mencionada. Tía inmortal para muchos de nosotros, que pasamos por el Pasaje 3 de Febrero Nº 180 – Dpto. 201 – Lima, donde pudimos cobijarnos y nutrirnos de sus dotes de persona y maestra, que durante décadas prestó servicios a la Educación Pública de la Región San Martín.

Por sus enseñanzas han pasado personajes relevantes en la vida nacional. Paula Vela Rivero Vda. de Celis, era un arquetipo de correcta dama y maestra sin mansilla. Estuvo casada con otro gran maestro de nuestra zona, mi querido tío y amigo; GRIMALDO CELIS CACIQUE, de cuyo matrimonio nacieron correctos profesionales y mejores personas: Leopoldo, Bertha Belén, Lister, Isabel, Grimaldo y Paula, generación laboriosa, austera, sencilla y contraria al consumismo y vanidad de hoy.

Paula Vela Rivero Vda. de Celis, siempre llevó a la acción sus pensamientos, siendo uno de ellos el “Hospedaje Maracaibo” – Moyobamba – Perú, en donde seguimos gozando de su siempre nutrida hospitalidad. Es decir sigue viviendo para siempre en la historia de la familia en general, por su compromiso de vida sumido en las causas nobles y generosas. ¡Era cálida, pero a la vez pragmática, que buscaba soluciones! ¡Una mujer de acción y disciplina! Una mujer de costumbres austeras y proyectos incansables, con una educación formal a lo bueno, de palabras cautelosas y modales tenues e incapaces de concebir de los que no sean más que el correcto sentir, el correcto pensar, el correcto hablar y el correcto hacer.

La maestra Paula Vela Rivero Vda. de Celis en vida tuvo un liderazgo fuerte, en una sociedad de hombres supuestamente fuertes. Hubiéramos querido tener los hombres su coraje para enfrentar las eventualidades de la vida, incluyendo la misteriosa muerte. Ya quisiéramos tener la incansable tenacidad de mi tía Paula para sacar adelante a sus hijos, nietos, sobrinos, con la constancia y perseverancia que la caracterizaba. O quizás ya quisiéramos tener nosotros los hombres la persistencia y creatividad para hacer realidad las ilusiones de la vida. Podemos seguir nombrando o señalando innumerables bondades de ella, pero en conclusión fue una maestra de la sabiduría, que nos enseñó la dura realidad, pero también la ilusión, el sueño y la esperanza de un mañana mejor.

Creo que para mi tía Paula, la muerte no existió, porque hasta en los últimos instantes estuvo comprometida con sus pensamientos, de contribución al desarrollo de su propia y vuestra familia en general. Definitivamente su legado está siendo serenamente recogido, interpretado, analizado y proyectado para las generaciones que vienen, los que se quedan y todavía nos seguimos quedando.

Finalmente, a la luz de los sagrados hechos, mi tía Paula como maestra tuvo la responsabilidad y compromiso social, profesión sacrificada que le dio trascendencia a su valiosa existencia física. Estoy seguro que hoy como ayer le hubiera gustado que los hogares y escuelas vuelvan a ser centros de diálogos, de confrontación de ideas y no como hoy, en su mayoría simples refugios y negocios.

Maestra Paula Vela Rivero Vda. de Celis, vivirá para siempre en la historia de la familia, amigos, alumnos y sociedad en general. ¡FLORES Y VELAS ENCENDIDAS! para ti, tía Paula, REALISTA DE UN LARGO MINUTO HISTORICO, quien desde el 27 de febrero del 2015, se viene tomando solamente un descanso en su viaje por la vida terrenal y hoy en su nueva vida celestial.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,696FansMe gusta
57SeguidoresSeguir
1,853SeguidoresSeguir

Últimos artículos