30.8 C
Tarapoto
viernes, diciembre 9, 2022

El orden natural de la familia

vocesdelacultura

A propósito de la marcha “Con mis hijos no te metas” de este 04 de marzo (en Perú) y las diversas marchas “por la familia” y contra la “ideología de género” en varios países; me inspira compartir algunas luces ofrecidas por mis queridos Maestros de Sabiduría, los Venerables Sat Arhats Contadora María Nilda Cerf Arbulú y Matemático José Miguel Esborronda Andrade, quienes manifiestan epistemológicamente (desde varios factores) su consonancia con el uso naturalmente coherente de los términos, uso que también tiene implicancias en la célula familiar. Ellos expresan:

“Nosotros NO somos tan partidarios del uso de la palabra “GÉNERO” (que se ha puesto muy de moda para sustituir a la palabra “SEXO”). No es como una “norma” que decimos, pero el tema es que [1] El término “GÉNERO” está tomado del inglés “GENDER” y proviene del puritanismo inglés que en un momento dado -por el “pánico” que tenían- no querían emplear la palabra SEXO entonces empezaron a usar la palabra “género” porque el inglés antiguamente era como en el español: el sexo era el hecho diríamos “humano” (que las personas tienen un sexo u otro) y “género” (“gender”) se aplicaba a las palabras: Uno dice por ejemplo: “mesa es un sustantivo de género femenino, entonces se dice “LA mesa” no “EL mesa” [2] Por otro lado, desde el punto de vista sociológico, la explicación que le dan al uso de “género” es que quieren distinguir el hecho fisiológico del hecho psicológico y sociológico, o sea es como decir: “Bueno, una persona puede ser hombre entonces su sexo es hombre en el sentido de su sexo fisiológico (o sea sus órganos genitales son de varón) pero también su género es masculino porque él al tener ese sexo piensa que él es fuerte, él es el que tiene que tomar las decisiones, etc.”. Entonces, esa interpretación psicológica de lo fisiológico es lo que llaman “género”. Ahora, si nosotros tomamos en cuenta “género” en lugar de sexo, estamos partiendo de la hipótesis de que lo fisiológico no tiene nada que ver con lo psicológico, o sea, estamos dando a entender que el género que tiene una persona viene dado solo por el hecho cultural y no por el hecho fisiológico Y NO EXACTAMENTE COMPARTIMOS ESA IDEA. Ni exactamente la medicina; se sabe por ejemplo que tanto el hombre como la mujer tienen distintas secreciones endocrinas, etc. o sea que hay una base lógica para ligar el sexo con una forma de comportamiento (…) Si nosotros empezamos a tomar en cuenta el tema del género sería como decir: “Bueno una persona puede tener sexo A pero género B” (…) o dicen: “sí yo soy hombre pero mi género es femenino” (!!)…ENTONCES ESA SEPARACIÓN ENTRE SEXO Y GÉNERO NO LA VEMOS TAN COHERENTE…Lo que llaman “problemas de género” (término que ahora se ha puesto de moda) más bien el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares los llama “OPRESIÓN SEXISTA”, o sea: sexismo. Sexismo es cuando uno quiere -por razón del sexo- darle prioridad a “A” o a “B”. Es lo mismo que cuando decimos racismo, el racismo es cuando una persona piensa que porque es chino es “lo máximo” y que las otras razas no sirven para nada. Entonces sexismo (y no “violencia de género”) es el uso normal del término…”

“Nos parece importante, porque a veces hay ideas que en el fondo resulta que tienen un origen religioso [algo irónico a la luz de los acontecimientos actuales] y provienen de tener temor de decir sexo cuando hay que verlo con naturalidad (…)

“Es conveniente entonces reflexionar en el hecho de las polaridades…tratar de comprender mejor al otro polo, o sea que el hombre por un lado se centra en su polaridad pero también tiene que comprender mejor la polaridad femenina para poder trabajar más en equipo con la mujer y la mujer inversamente. O sea, uno tiene que atender en realidad los dos polos: UN polo porque es el que uno tiene y el que es como “su fuerte” pero al otro polo también tiene que en cierta manera investigarlo y comprenderlo para poder trabajar en equipo, para poder entender por qué el otro actúa de una manera que no es como a uno -de repente- le parece. Y en el caso de la pareja es justamente ¡LA PAREJA! O SEA EL HOMBRE Y LA MUJER TRABAJANDO ARMÓNICAMENTE.”

En este sentido también complementa el Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière observando el factor cosmobiológico para estos fenómenos de inicio de la Era Aquarius que irán equilibrándose para pasar de lo “uranista” (despolarizado) a lo uraniano (equilibrado):

“Se prepara una Raza nueva con característica uraniana (Aguador)…Ya se ve una recrudescencia de la homosexualidad, porque no se ha establecido aún la Era enteramente y son los aspectos menores solamente que están excéntricamente en juego, PERO TODO ESO SE VA A EQUILIBRAR POCO A POCO para lograr la perfección de los sexos y la armonía en el amor entendido hasta su más baja aplicación de amor sexual más libre pero mejor comprendido, y en el aspecto superior acercándose al amor místico.”

Por lo tanto, así como en el sabio reino animal con su vivencia natural de la familia (el padre fecundador, la madre engendradora, los hijos, los abuelos, y las otras familias integradas de la manada), sería deseable seguir viendo esa manifestación de sabiduría en la humanidad.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,698FansMe gusta
57SeguidoresSeguir
1,853SeguidoresSeguir

Últimos artículos