21.1 C
Tarapoto
lunes, noviembre 28, 2022

Orotagonismo empresarial en la emergencia

En una reciente entrevista el ministro de Transportes, Martín Vizcarra, informó que se había reunido con 71 representantes del sector privado solicitando ayuda logística (equipos), así como personal capacitado y maquinaria para despejar las vías en las regiones del norte (Piura, Lambayeque, La Libertad, Ancash) afectadas por los huaicos y lluvias causados por el Fenómeno de El Niño Costero. Las empresas —Iza Motors, Cosapi, OHL y Covi Perú— cerraron filas con el pedido de titular de Transportes. Esta grata noticia coincide con otra: en una reunión el titular de la Producción (Produce), Bruno Giuffra, también pidió el compromiso y el apoyo de la empresa privada. A la sede del Produce llegaron representantes de compañías como Lindley, Grupo Breca, 3M, Renzo Costa, Procter & Gamble, entre otras, además de gremios como la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) y la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP). Otra vez los empresarios se comprometieron a apoyar a los miles de damnificados.

Aunque algunos medios de comunicación y periodistas soslayen la noticia, resulta evidente que el sector privado ha sido decisivo hasta ahora para enfrentar a los embates de la naturaleza. Como se sabe, el Fenómeno de El Niño ha causado miedo y dolor, sobre todo en las regiones de la costa norte, así como en la zona de este de Lima (Chosica y Chaclacayo). En semejantes circunstancias, el empresariado se ha colocado en la primera línea de batalla y ha desplegado baterías a favor de los más necesitados. Todo indica que el decisivo apoyo de los empresarios peruanos es largamente superior a cualquier apoyo que se brindó en El Niño de 1998 o en la reconstrucción luego del terremoto de Pisco.

La Fundación Romero junto a su grupo de empresas (Grupo Romero) están enviando ayuda de forma diaria hacia la región Piura. Todo el apoyo es canalizado a través de la Asociación Piura en Acción, que dirige Marianela Romero Guzmán. Víveres, agua, alimentos no perecibles y ropa han sido trasladado en beneficio de los damnificados. Otras empresas que forma parte del Grupo Romero, en coordinación con la Marina de Guerra, han dado asistencia logística. Ramsa, Tramar y Alicorp se están haciendo cargo del transporte y de la distribución de los alimentos.

De otro lado, las empresas que son parte de la SNI dispusieron la entrega de 500 toneladas de alimentos, sobre todo para el norte peruano. Hacia Piura, y en estrecha coordinación con la Marina de Guerra, ha zarpado el BAP Tacna con una carga de alimentos (fideos, conservas de pescado, harina de trigo, cereales, leche, galletas, agua, panetones), así como motobombas, botas, purificadores de agua, entre otros.

En Chile, luego del terrible terremoto de 2010, el empresariado puso manos a la obra creando la Asociación Levantemos Chile, cuyo fundador era Felipe Cubillos. Esta organización, con inversión privada, repuso todas las escuelas dañadas por el sismo y ayudó al sector pesquero artesanal afectado.

Al compromiso de las empresas y gremios privados debemos agregar algo sumamente gratificante, ahora que las carreteras del norte están afectadas. La empresa minera Antamina junto a Provías Nacional y el Ministerio de Transportes han logrado restablecer el tránsito en la vía Pativilca-Huaraz, ruta que conecta el Callejón de Huaylas y la costa. Además, en Huarmey ya está llegando agua potable para la población, en ciclos de cinco horas por día. Esta labor es liderada por Seda Chimbote con apoyo del grupo electrógeno enviado por Antamina.

Sin duda tenemos un empresariado patriota y solidario en estos momentos de dolor para miles de peruanos. Es loable que sigan apoyando.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,696FansMe gusta
53SeguidoresSeguir
1,856SeguidoresSeguir

Últimos artículos