22.3 C
Tarapoto
lunes, febrero 6, 2023

Por la tranquilidad y la paz

Este fin de semana debería servir para analizar lo que vamos viviendo y es que las festividades deben servir no solamente para celebrar, sino también para recapacitar y analizarnos como seres humanos.

La Navidad es una fecha especial para los cristianos, pues el nacimiento de Jesucristo representa la esperanza de que la humanidad puede cambiar para bien, para aportar lo mejor de cada uno de nosotros.

Lo que todos y todas deseamos es paz y tranquilidad en los diferentes aspectos de nuestra vida y muchas veces lo logramos de acuerdo a lo que reflejamos, no podemos pedir amor cuando no sabemos darlo, no podemos pedir paz cuando vivimos atormentando al resto, no podemos pedir perdón cuando no podemos ni siquera disculpar errores.

Lo que expresamos regresa a nosotros y a veces duplicado. No debe resultar difícil ser seres humanos que buscan la paz interior y la que está cerca a nosotros.

En esta fiesta de Navidad, en serio, no busquemos solamente los mejores regalos que nos hagan sentir que logramos el perdón de nuestros pequeños al no poder estar en todo momento a su lado o cuando nos necesiten.

No busquemos abrazos de los padres, tíos, primos, hermanos solamente cuando hay copas para brindar y todo el año ni nos dimos la mano; el abrazo conecta, mucho más que mil palabras.

No esperemos que den las 12.00 para decirle a tu madre que la amas, si todo el año no tuviste el coraje (porque se te hace difícil) decirle que la amas y que te perdone, los olvidos, deberían hacerse costumbre y no esperar festividades para expresarlas.

Finalmente, no esperes nostalgia y melancolía para darte cuenta de lo que tienes y las personas que están a tu lado es lo más importante, da ese abrazo, da ese beso, haz esa llamada, que hay que gritar amor no solo en festividades… Vamos a gritarlo.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,855FansMe gusta
77SeguidoresSeguir
1,852SeguidoresSeguir

Últimos artículos