; charset=UTF-8" /> Esos barrancos hace tiempo dejaron de ser nuestros | DIARIO VOCES – Tarapoto_Perú

Esos barrancos hace tiempo dejaron de ser nuestros

Publicado por on Jul 26th, 2012 y archivada en Opinión. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de la RSS 2.0. Ambos comentarios y pings están actualmente cerrados.

POR: Alonso Ocampo

A partir de un interesante artículo de autoría de Karina Pinasco que fue publicado en este diario se generó un debate muy interesante, en él se expresaban argumentos normativos, racionales y técnicos que dejaban entrever que tendríamos que ir despidiéndonos de los barrancos moyobambinos, sin embargo ello no es una historia reciente, hace algún tiempo que existe un enfrentamiento de conceptos y posiciones entre los que priorizan la defensa irrestricta del patrimonio natural y quienes piensan que son obstáculos para el desarrollo de la ciudad.
Luego de aquella ilustrativa y casi dramática despedida de los barrancos moyobambinos, fue publicado otro artículo, esta vez escrito por William Gallegos, donde además de reflexiones importantes le recuerda  al alcalde moyobambino que esos barrancos son nuestros, entonces me puse a reflexionar respecto de esta afirmación, y arribé a la conclusión que era un aserto romántico, quijotesco.
Hace mucho que un grupo de autoridades mediocres gobiernan los destinos de nuestras ciudades cometiendo cada salvajada más grave, pero en la vereda del frente se encuentra un pueblo insensible que no asume su rol de participación social, en otros casos los poderosos grupos de poder aplastan cualquier mínima intención de hacer sentir una voz disidente, contestataria. En cualquiera de las dos situaciones no somos dueños de nada.
La realidad nos indicaría que la defensa de espacios naturales que bien pueden convertirse en áreas de recreación han devenido en conceptos  arcaicos en estos tiempos de insensibilidad donde se prioriza el cemento, elemento que aparentemente también viene enterrando el cerebro de algunas autoridades y de muchos ciudadanos.
Pues bien, este tema de los barrancos nos sirve de ejemplo didáctico de la disputa contemporánea entre modernidad y preservación de los pequeños ecosistemas dentro de espacios urbanos, ejemplo similar sucede en Tarapoto donde también la Municipalidad Provincial de San Martín viene rellenando las dos lagunas con las que cuenta la ciudad, siendo más extremos podemos usar ilustrativamente el  tema Conga, oro o agua;  igual con el Cerro Escalera y el petróleo que contiene en sus entrañas por el cual muchos se vienen frotando las manos, también la contaminación que viene sufriendo el río Huallaga ocasionada por mineros informales sin que ninguno de nosotros haga algo que realmente detenga esa monstruosidad.
La sensibilidad humana y el respeto por la vida hace algún tiempo que la hemos perdido, por ello es que el erudito Marco Aurelio Denegri afirma reiteradamente en su programa que el más bestia de los animales es el ser humano ya que es la única especie que es capaz de destruir los elementos constitutivos de la vida lo cual lo conducirá más temprano que tarde a su extinción.
Ahora en el caso específico respecto del destino de los barrancos de Moyobamba, considero que es parte de la incompetencia de autoridades locales que a lo largo de su historia no han elaborado un plan de crecimiento urbano serio, es decir que no se sabe qué deseamos  para la ciudad, a dónde vamos, queremos ser una ciudad donde prevalezca el comercio o el turismo, queremos que nos avasalle los informales o prime la formalidad, recuperamos o no el principio de autoridad.
Considero que en muchas ciudades se pueden adoptar mecanismos de preservación de aquellos espacios naturales en armonía con el desarrollo y modernidad al cual aspira su población, sin embargo pienso que debería pasar por un concepto elemental como es la planificación, ello implica también rodearse de expertos multidisciplinarios, no podemos seguir adoptando medidas coyunturales  y que no tienen consistencia ni sentido común con la realidad que se vive, por poner un ejemplo, hasta hoy nadie me ha podido explicar satisfactoriamente porqué hace algunos años se definió como zona industrial de Moyobamba camino a los baños termales si el agua para toda la ciudad surge de esos parajes.
Desde luego que la población no debe ser agente pasivo y convertirse en forjador de su destino, ello implica que asumamos el compromiso de pertenencia, no de nuestros barrios, distritos, provincial regional, nacional, sino de esta aldea global que es el planeta tierra; el pronóstico que hizo la BBC  de Londres referente a que en estos tiempos contemporáneos la sociedad civil se constituiría en el nuevo poder, en defensa de la vida y en contra de gobiernos arbitrarios, pareciera que está demorándose en llegar uniformemente.
Mientras ello no ocurra, el recordatorio bienintencionado de William Gallegos al alcalde moyobambino no tendrá ningún efecto, ello solo será posible si la población conjuntamente con sus autoridades, asumen el compromiso de definir el destino de los barrancos sin que se detenga el desarrollo de la ciudad.

 

1 respuesta de “Esos barrancos hace tiempo dejaron de ser nuestros”

  1. Willian Gallegos Arévalo dice:

    Eso mismo. Ya escribimos bastante sobre mucho de los aspectos que toca Alonso. En cuanto a la referencia que ahce Alonso a lo que se dijo por la BBC de Londres, me recuerda las reflexiones del tullido Lord Chatterley, el de «El amante de Lady Chatterley, de Lawrence. ¿Recuerdan?
    ¿Qué hacer para que la ciudadanía asuma su rol? Ya hay un comienzo con los «indignados» de Europa y Estados Unidos. Todos quisiéramos que ese poder ciudadano se manifieste. Siendo así, Fritz Du Bois, así como Cecilia Valenzuela, Aldo M, Jaime de Althaus, etc., no van a seguir vendiéndonos contrabando.
    Celebro tu artículo, Alonso. Me debes uns chelas.

Comentarios cerrados

IR A LA VERSIÓN ACTUAL

SÍGUENOS EN FACEBOOK

TODAS LAS CATEGORÍAS