22.7 C
Tarapoto
viernes, junio 14, 2024
spot_img

100 años de aprismo

Por Buenaventura Ríos Ríos

El 7 de mayo de 1924, el joven Víctor Raúl HAYA DE LA TORRE, estando deportado en México por la dictadura de Augusto B. Leguía, entregó la Bandera Indoamericana (bandera roja con la silueta de América Latina en dorado) a los estudiantes de la Federación de Estudiantes de México, en los ambientes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Con ese acto simbólico, se sello la fundación de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA).

Desde entonces, mucha agua ha corrido bajo el puente. A lo largo de 100 años el aprismo atravesó por una serie de circunstancias buenas y malas, tristes, incruentas otras veces y también de alegrías. Si tuviéramos que dividir su historia por etapas, yo me atrevería plantear tres: la etapa de formación y consolidación doctrinaria, seguida de la persecución y gran clandestinidad, y, finalmente la etapa de la realización y gobierno.

La primera etapa tiene sus antecedentes en la Reforma Universitaria que estalló en Córdova (Argentina) y que Haya de la Torre lideró en Perú en 1919, la formación de las Universidades Populares Manuel Gonzales Prada, la jornada de protesta del 23 de abril de 1923 que se selló con sangre la alianza obrero-estudiantil (antecedente del Frente Único de clases explotadas) con la muerte de Salomón Ponce y Alarcón Vidalon, un estudiante y un obrero; la jornada por la 8 horas de trabajo de 1924, el encierro de Haya de la Torre en el Panóptico y su deportación a México, después a Europa, la formación de las células apristas de París y Madrid entre otras, la publicación del artículo “¿what is the APRA?” en la revista del Partido Laborista inglés de gran trascendencia ideológica y la consolidación doctrinaria con la redacción del libro “El Antiimperialismo y el APRA” en 1928, que constituye el eje doctrinario del aprismo, en el que se desarrolla el Programa Máximo del APRA a nivel continental: 1) Alianza contra todo imperialismo, 2) Unión política y económica de América Latina, 3) Nacionalización de tierras e industrias, 4) Internacionalización del canal de Panamá, y, 5) Solidaridad con los pueblos y razas oprimidas del mundo. Hasta la fundación del Partido Aprista Peruano (PAP) el 20 de setiembre de 1930, en Lima.

Luego vino la etapa de la persecución y la gran clandestinidad. En 1931, una vez caído el régimen de Leguía y convocada las elecciones de 1931, Haya de la Torre regresó al país, luego de 8 años de exilio, como candidato a la presidencia de la República, siendo recibido por una multitud en la Plaza de Acho, donde expuso al país, las bases científicas del programa máximo y su programa mínimo (plan de gobierno) para el país. Fue derrotado con fraude por el golpista Sánchez Cerro quien se convirtió en tirano. El 7 de julio de 1932, ante tanta injusticia, en Trujillo, el pueblo aprista liderado por Manuel “Bufalo” Barreto, insurgió contra la dictadura del comandante tomando el Cuartel O’Donovan y derrotando a los militares, luego Trujillo fue bombardeado por aire, mar y tierra, y fusilados más de 5 mil apristas en las arenas Chan Chan. Sánchez Cerro fue asesinado, siendo reemplazado por Oscar R. Benavides, quien declaro al APRA fuera de la Ley siendo sus principales dirigentes deportados y Haya de la Torre en la clandestinidad. Cuando el país volvió a la democracia el APRA se reinserto a la política con Manuel Prado José Luís Bustamante y Rivero, volviendo a la clandestinidad bajo el régimen dictatorial de Manuel A. Odría de 1948 a 1956, durante cinco años Haya de la Torre permaneció asilado en la embajada de Colombia siendo reivindicado por la Corte Internacional de la Haya. Haya ganó las elecciones en 1962, pero un golpe militar impidió que pueda ser ungido presidente del Perú por el Congreso de la República. Después vino el primer gobierno de Fernando Belaunde siendo destituido por la dictadura militar de Juan Velasco Alvarado. En 1978, Haya fue elegido presidente del Congreso Constituyente que dio al país la Constitución de 1979 que más que aprista fue un documento jurídico concertado con todo el país.

Con la muerte de Haya de la Torre, en 1979, vino la etapa de la realización y gobierno. Liderados por la impronta de Alan García Pérez, el APRA llegó dos veces al poder. La primera en 1985, que estuvo signada por el problema de la deuda externa, el terrorismo homicida y la inflación. Después el 2006, en la que se pudo ejercer un gobierno exitoso que creó riqueza (subió el PBI de $87 mil millones a $163 mil millones de dólares) y se distribuyó riqueza reduciendo la pobreza de 48% a 30% y generando 2.4 millones de empleos para la juventud. La economía creció a un promedio de 7.2% de PBI anual, cifra récord en los anales económicos del país.

Difícil sintetizar 100 años de historia en unos cuantos párrafos. Sin embargo, dos cosas quedan como una huella indeleble del APRA en la historia del Perú, a decir, su terca lucha en defensa de la Democracia, que es la esencia de la libertad, y su lucha indesmayable por lograr la justicia social para el pueblo del Perú.

Artículos relacionados

Mantente conectado

34,547FansMe gusta
279SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

ÚLTIMOS ARTÍCULOS