24.8 C
Tarapoto
martes, noviembre 29, 2022

Mario Benedetti-José Watanabe: El amor en orillas opuestas

Mario Benedetti: “Te quiero”
Se afirma que detrás de un gran hombre hay siempre una gran mujer. Muchas veces es la madre; muchas otras es la muchacha amada de la Universidad, de los mítines, de los desfiles, de las protestas en las calles exigiendo justicia; ya no detrás, sino al costado, “codo a codo”, la compañera de lucha e ideales. El poeta no menciona su nombre, quizás porque son multitud.

Benedetti nos dice que contagian y siembran futuro; que luchan con alegría y son felices (confiando sacar adelante a su país) aunque no tengan permiso, porque en ellas el amor sincero y la solidaridad son de verdad.

Te quiero

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia.
Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro
tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía
si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero
y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola
te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente vive feliz
aunque no tenga permiso

José Watanabe: “Consejos para las muchachas”
El humor de nuestro poeta, nisei siempre es de una suave, pero contundente ironía lleva implícita una punzante critica. Adolorido, fingiendo humor, le brota este poema; deja que hable su dolor, que cante su tristeza; descorazonado al observar las poses; los fingimientos, la imagen falsa del amor en aquellos que extravían este sublime sentimiento con un ego etiquetado, plagado de sentimentalismo, tendiendo trampas de impunidad y falso amor. ¿Cómo perdurar “firme como una estatua” –siendo falsa- en el corazón de un hombre honesto? Cosas así, se desmoronan fácil y rápidamente: todo lo sublime, lo sagrado se convierte en ordinario y profano. Sólo resulta efímero maquillaje.

Por eso observamos que el poeta no ataca lo que allí menciona, sino la pose, lo falso, lo figurete. Que se entiendan bien estos “consejos para las muchachas, dichos con la intención más sana del oficio”.

Consejos para las muchachas

Conozco algunos sueños femeninos: Susana sufría el tormento de no permanecer como una estatua en la memoria de los hombres.
Pasaba sus días soñando una canción que nos encadenara.
En su homenaje y probada la ineficiencia de los antiguos recursos, escribo estos consejos con la intención más sana del oficio.
Aprenda francés y practique yoga aficiónese al bowling, a pintar al aire libre, al budismo.
A coleccionar estampillas de países remotos frecuente un cine club
Tome café levantando deliciosamente el dedo meñique.
Únase al cuerpo de paz
Incluya en su vocabulario cotidiano:
“Tercer Mundo”
Lea los “Cientos años de soledad”
Camine como si estuviera en la avanzada de un grupo de vanguardia.
Diga en voz alta que ama desesperadamente las mariposas.
Si estos consejos le granjean la admiración de varios amantes de mariposas,
Yo habré constatado que fue un acierto conocer a Susana, desdichada, ya lo dije, por carecer de una canción que nos ensimismara.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,692FansMe gusta
54SeguidoresSeguir
1,856SeguidoresSeguir

Últimos artículos