28.8 C
Tarapoto
domingo, noviembre 27, 2022

Los contratiempos de la selección de fútbol

Transcurrieron casi cuatro décadas para que la selección peruana de fútbol pueda participar de nuevo en el campeonato mundial. Los habitantes de Perú han mordido durante este largo lapso la amargura de la derrota. El pueblo ha vivido defraudado, renegado, al ver el desfile de selecciones vecinas que participaban en todas las convocatorias. Nadie encontraba lúcida explicación a tanta marginación; aunque, las causas al parecer no eran exógenas, sino los motivos eran internos, provenientes de los propios habitantes. Por supuesto, no de todos los habitantes, sino de las autoridades deportivas. Pululaban en esos ambientes, solamente actos de corrupción, con nefastos dirigentes mafiosos, que no les importaban para nada, ni el deporte ni el país. Los hinchas solo vivían mayoritariamente de los buenos recuerdos del fútbol peruano, del toque elegante y eficaz. Cuánta añoranza de ese juego sutil, que muchos opinan que sus raíces son brasileñas; aunque el fútbol peruano está además adornado de picardía vivaz.

Al fin, luego de tantas lágrimas derramadas de frustradas pasiones de millones de hinchas, la selección muy bien dirigida por el maestro Gareca, da firmes trancos muy largos, dejando en el camino a acostumbradas selecciones mundialistas, para recibir en la puerta ancha su boleto de viaje al encuentro deportivo más popular del planeta.

Precisamente a falta de un paso para recibir el boleto, la institución rectora del fútbol y organizadora del campeonato mundial, deja al equipo sin su capitán, sin el referente de la selección, como quien intenta hacer entender que es inconveniente para la organización, entregar este boleto al “pequeño” equipo atrevido que se saltó del penúltimo lugar de la tabla hasta esta altura, a un paso de recibir el boleto de viaje. Pero, aun así, el equipo obtuvo ese pase con solvencia futbolística.

La cosa no acaba ahí, sino recién empiezan las llegadas de los obstáculos. Al capitán de la selección se le sanciona con inhabilitación deportiva por encontrársele metabolitos de droga, que según se conoce, por la ingesta de mate de coca en un té de varios productos, como dice alguien, sembrado, porque el jugador no lo pidió así de esa manera. Se hacen los sorteos y quien saca los bolos para el país castigado, ha sido un ex futbolista que al parecer sí consumió cocaína. Entonces, de qué estamos tratando. Se pretende limpiar la imagen de la organización del estereotipo de consumo de droga, en el intento de fomentar un fútbol sano, que no está mal; pero, ¿cómo una persona consumidora de droga va estar al frente? Pero, si al capitán se le está castigando por no consumir droga. Esto sí que realmente está de cabeza. Alguien comenta luego, que hay varios dirigentes de ésta organización mundial de fútbol, que en este instante se encuentran en prisión, precisamente por flagrante corrupción. No se entiende.

Tampoco se entiende que el organismo nacional de fútbol no haya movido un solo dedo cuando el capitán estaba siendo castigado injustamente. En este largo proceso de crucifixión al capitán, el organismo nacional se ufanaba de nutrido mutis, como si careciera de importancia, como si la ingesta del metabolito habría sido en circunstancias personales del jugador, como si la euforia del hincha es el tema de ínfima categoría. La meta de las máximas autoridades del fútbol mundial ha sido cumplida, pues, simplemente el capitán no juega, griten o hagan marchas los hinchas. Cuando ya todo está consumado, recién la autoridad nacional de fútbol hace pequeña finta de apoyo, por supuesto, por gusto.

Mientras tanto, el equipo mantiene vibrante la fibra de la competición, porque es el equipo el que logró su justa clasificación. La fiebre del mundial de fútbol se encuentra desde ya muy alta. Corresponde al estratega elegir libremente a los integrantes del equipo que jugará en Rusia y nadie debe meter sus narices en este tema. De pronto, llega la noticia que eruditos jueces están condenando al máximo dirigente del futbol nacional a la cárcel, a solo un mes del inicio del campeonato ¿No podían ser más oportunos? ¿Cuántos años habrá demorado ese proceso legal para que se le sentencie a los pocos días del mundial?

Ya, para coronar la torta, se está solicitando judicialmente al arquero de la selección, no abandonar el país; es decir, no ir a defender los colores patrios en el campeonato mundial ¿No habrá otra mejor oportunidad de dejar sin arquero a la selección, justamente cuando estamos yendo después de casi cuarenta años? Ya estamos sin capitán, por culpa interna de una empresa que se lava las manos; ahora nos quieren dejar sin arquero, también por culpa interna de administradores de justicia. Aun con todos estos contratiempos, el buen juego de calidad se impondrá hasta la copa ganar.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,697FansMe gusta
53SeguidoresSeguir
1,856SeguidoresSeguir

Últimos artículos