21.8 C
Tarapoto
domingo, diciembre 4, 2022

Prueba número uno de Vizcarra con la lucha de los maestros

Varios son los candidatos a estas próximas elecciones del 07 de octubre: las regionales, las provinciales y las distritales son las que vienen apostando miles de personas a lo largo del país con el único afán de tener el cargo de gobernadores, alcaldes provinciales y alcaldes distritales.

Nadie estudia para ser alcalde, gobernador o presidente del país. Pero al mismo tiempo a nadie se le exige más que la plenitud de su ciudadanía. Esto es la causa de todos los males y de tanta corrupción que sufre el país, donde los únicos perdedores son los mismos votantes.

Tampoco digo que ese postulante tiene que ser un versado en grandes y máximos niveles académicos. Pero tampoco digo que tiene que ser un legítimo y tristemente célebre ignorante, a veces hasta sin estudios de primaria y secundaria completa, como la que reina hoy en día en ese desprestigiado Congreso, donde nada se investiga y todo se esconde absolutamente. Cuando hay sanciones que debe darse por ejemplo contra algún integrante de Fuerza Popular, entre ellos se apañan para que no pierdan más bajas, a complicidad de las demás agrupaciones como el Apra, Acción Popular, APP, y las frías izquierdas de nombre solamente.

Ningún congresista por ejemplo presentaría un proyecto de ley de no reelección. Nunca lo harían, porque saben que estarían perdiendo la oportunidad de la continuidad. Ningún congresista presentaría por ejemplo un proyecto de ley, cuyo sueldo sea equitativo al sueldo de los demás servidores públicos del Estado. Jamás lo harían porque ya concibieron que el sueldo del Congreso es un gran negocio, a tal punto que de sus bolsillos no sale absolutamente ni un sol. Todo es pagado por el Estado, a tal punto que este Congreso inventó denominaciones de viajes por el interior del país, llamada viajes por “representación”.

Ejemplo, estos cuatro señores que la región San Martín tiene ¿cuál es el resultado de sus famosas representaciones? Nada absolutamente, porque en primer lugar no representan a nadie más que a sus amigotes y familiares.

Ningún congresista presentaría por ejemplo un proyecto de ley que se anule el sueldo vitalicio de un congresista. Por favor, ¿qué mérito tiene un oportunista y aventurero que llegó al Congreso, para que éste siga recibiendo un sueldazo cuando deja de ser congresista? Mientras que los maestros paran en paros y huelgas indefinidas toda una vida laboral por ganar un par de solcitos más.

Ningún congresista presentaría un proyecto de ley que por fin se haga realidad el sueño de los maestros. Que de una vez se convierta en ley la propuesta de cese a los 55 años con un piso salarial permanente de dos mil a tres mil soles. Que de una vez la palabra EXAMEN, tenga una sola significación que sirva para los ascensos hasta la última escala magisterial, y que no tenga ninguna otra connotación de amenaza ni mucho menos de despido contra los maestros que no logran puntajes respectivos, por la sencilla razón que estos exámenes de “desempeño” por ejemplo no miden el perfil integral del docente. Una visita ligera de un “afortunado” enviado del MINEDU a una aula, no califica ni para bien ni para mal a ese docente, porque ese examen por más aprobatorio o desaprobatorio que sea no tiene que ver nada con la capacidad endógena del docente.

Ningún congresista se atreve a presentar por ejemplo un proyecto de ley denominada cero tolerancia contra la deuda millonaria de grandes empresas nacionales y transnacionales que deben como impuesto al país millonarias sumas, mientras son tan drásticos, inflexibles y duros para aplicar impuestos a los que menos tenemos. Es decir, un Estado tan sanguinario contra el pueblo y tan complaciente y genuflexo con la telefónica por ejemplo.

Por estas situaciones de injusticia muchas veces los pueblos se levantan con justa causa y razón. Y por estas situaciones de aprovechamiento de la riqueza del Estado a favor de unos pequeños grupos, y por estas situaciones de olvido contra el gremio magisterial, los maestros nos tienen preparado una vez más(lamentablemente), una huelga nacional indefinida a partir del 18 de junio.

A ver señor Vizcarra, y usted señor Villanueva, que tanta pleitesía recibieron al inicio de su gobierno. Ambos siendo provincianos y ambos saliendo de administraciones regionales de Moquegua el primero, y de San Martín, el segundo. A ver que esta huelga no demore ni una semana y que se agote toda la capacidad para la solución de las demandas y que se sincere a los dirigentes de las regiones magisteriales con el compromiso de la palabra a ser cumplida y no únicamente a través de papeles que pasan muchas veces al archivo de la injusticia y del olvido.

 

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,700FansMe gusta
58SeguidoresSeguir
1,855SeguidoresSeguir

Últimos artículos