jueves, agosto 11, 2022

Elecciones internas onerosas

Pastillas para no dormir

Alonso Ocampo

Columnista

Definitivamente deberíamos estar orgullosos de nuestros políticos, no creo que exista un país en todo el mundo donde sus líderes muestren tanto interés por servir desinteresadamente a sus pueblos.

En el APRA reina la incertidumbre, además de existir interpretaciones diversas y confusas respecto de la fecha probable de sus elecciones “internas”, todos olvidaron la fraternidad para dar paso al ataque personal buscando descalificar de cualquier manera al contrario, dejaron de lado la necesidad urgente que tiene su partido renovarse, oxigenarse y repotenciarse. Ninguno de los pre candidatos, menos aún sus operadores, transmiten hasta el momento mensajes propositivos para ganarse la confianza del elector aprista de manera tal que pueda catapultarlos hacia la candidatura del Gobierno Regional de San Martín.

Pero las del APRA son unas elecciones “internas abiertas” lo que ocasiona una sonrisa ya que según el Diccionario de la Real Academia en la acepción aplicable para la palabra “interno/a”  nos indica fehacientemente que en una elección de esta naturaleza solo debería participar su militancia.

Si la evidenciada contradicción semántica no fuese suficiente, el sentido común además nos indicaría que un elector externo no tendrá elementos suficientes que lo lleven a tomar una decisión para respaldar a tal o cual candidato ya que hasta el momento solo hemos sido testigos de insultos abiertos y soterrados; importa muy poco el interés colectivo o su propio partido. Los militantes apristas que defienden elecciones “internas abiertas” señalan que ello se justifica en tanto hay muchos “compañeros” que no figuran en los padrones, pero vaya falta de confianza, deberían recurrir a aquel “correligionario” que habría logrado afiliar válidamente a cerca de 3000 ciudadanos al partido de la lampa. Todo tiene un costo económico, pero eso no importa si lo que quieren es servir al pueblo…sí cuñau.

Las internas de Acción Popular también resultan una humorada por la existencia de padrones circulando en calles para afiliar a ciudadanos que respalden a determinado precandidato, el mismo oligofrénico que envía emisarios con amenazas de “aplastar” al adversario o a quien emita una opinión que contraríe sus voluntades y aspiraciones, aquel que jugando sucio desafía a sus contendores a demostrar liderazgo.

Simultáneamente algunas mentes brillantes argumentan -de manera falaz- que los partidos políticos deben estar abiertos a nuevos afiliados y que deben dejar de ser un club de amigos, pero por supuesto que deben estar en búsqueda constante de incorporar a nuevos militantes que estén convencidos de la doctrina de sus organizaciones, lo que está mal es que haga a espaldas de la dirigencia y enviando los planillones directamente a Lima. Si las intenciones son honestas, transparentes y con ganas de apoyar al engrandecimiento de su partido resulta razonable preguntarse por qué no usaron el conducto regular

Pero la historia no queda ahí, los que diariamente interactuamos en las redes sociales venimos siendo testigos que gente cobarde y lumpen, escudándose en cuentas de facebook con identidades falsas, como Galo Forest, Segundo Chuquisuta Quinteros y Calixto Upiachihua Arévalo, vienen dedicándose a insultar a los “enemigos” de su jefe. .

Definitivamente en los dos partidos más tradicionales de nuestro país, existen políticos que están dispuestos a jugar sucio, destruir viejas amistades, gastar ingentes sumas de dinero e incluso agarrarse a balazos. Qué diablos nos pasará a los sanmartinenses que pronto olvidamos los groseros presupuestos derrochados en campañas pasadas, y que luego nos llevan a ser testigos de frecuentes denuncias de actos de corrupción contra autoridades que entran a la administración pública dispuestos a cobrarse con intereses leoninos la “inversión” hecha en campaña electoral, definitivamente no hemos aprendido nada…esto recién empieza…

Artículos relacionados

Mantente conectado

33,241FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,831SeguidoresSeguir

últimos artículos