28.8 C
Tarapoto
martes, marzo 21, 2023

«Exhortamos a los congresistas a deponer sus intereses partidarios y colocar por encima los intereses del Perú»

Los violentos enfrentamientos con la policía en las protestas del sábado en Lima dejaron un manifestante fallecido, el primero en la capital después de semanas de revueltas en regiones del sur andino de Perú que piden la renuncia de la presidenta Dina Boluarte.

Con el fallecimiento del sábado suman 48 muertos -entre ellos un policía- en el marco de las manifestaciones que empezaron la segunda semana de diciembre, tuvieron una tregua de fin de año y se reanudaron el 4 de enero en Puno.

«Lamentamos el fallecimiento de Víctor Santisteban Yacsavilca en las manifestaciones violentas», informó la Defensoría del Pueblo en su cuenta de Twitter sin precisar cómo murió el manifestante en una tarde donde hubo heridos y detenidos, según constató un periodista de la AFP.

Esta es la primera muerte por las protestas que ocurre en Lima, después que el Congreso rechazara adelantar las elecciones para este año como había pedido el viernes Boluarte. Precisamente, esta semana Boluarte había dicho en un recuento a la prensa extranjera que los grupos detrás de las protestas violentas «buscan una muerte en Lima».

«Dicen que una muerte en Lima vale por cien en la provincia», lamentó la mandataria el martes en el palacio de Gobierno.

Con forcejos que protege el Congreso en Lima, cientos de manifestantes encapuchados, con escudos caseros, piedras y pedazos de cemento arrancado de los edificios públicos, enfrentaron a la policía en un nuevo episodio de violencia alrededor de marchas pacíficas que piden la renuncia de la presidenta y adelanto de elecciones.

Con el sonido de detonaciones de bombas lacrimógenas, el centro de Lima fue campo de batalla, en medio de una convulsión social que tras 52 días de gobierno de Boluarte no da señales de apaciguarse.

«Ni un muerto más, Dina asesina» repitieron en la marcha que empezó como una fiesta popular con bandas musicales de los andes y artistas hasta que un grupo de encapuchados avanzó a los alrededores del Congreso, fuertemente resguardado por cuerpos antimotines, desatándose fuertes enfrentamientos en los que se vieron al menos dos heridos, uno de ellos policía.

Boluarte también pide elecciones

La mandataria lamentó la votación pasada la medianoche del sábado en contra del adelanto de los comicios generales para este año, e instó a los congresistas a que se depongan intereses personales y partidistas para «allanar una salida a la crisis política». «Exhortamos a las bancadas a deponer sus intereses partidarios y colocar por encima los intereses del Perú», escribió Boluarte el Twitter.

Antes de la irrupción violenta cientos de personas de Lima y de provincias en su mayoría indígenas, se concentraron en la Plaza San Martín al llamado de la «Marcha por la renuncia de Dina Boluarte y elecciones adelantadas».

«Sin justicia la paz es una hipocresía», decía la pancarta de un grupo de ‘payasos de luto’ que desfilaron con música andina de fondo.

A pocas cuadras se realizó el Concierto por la Paz, otra manifestación pero organizada por grupos civiles que respaldan el trabajo de las fuerzas del orden.

Perú es desde hace siete semanas escenario de manifestaciones que piden la dimisión de Boluarte, quien asumió en su calidad de vicepresidenta tras la destitución y detención del mandatario izquierdista Pedro Castillo el 7 de diciembre por haber intentado disolver el Parlamento.

Los enfrentamientos han dejado además de 48 fallecidos, entre ellos un policía quemado vivo, 10 civiles que murieron en hechos vinculados a los bloqueos, según la Defensoría del Pueblo.

El sur andino, donde habitan comunidades quechuas y aymaras históricamente postergadas, ha permanecido en pie de guerra en demanda de la renuncia de Boluarte y la realización de elecciones.

En el congreso, “no se quieren ir”

Tras una sesión de más de siete horas, el Congreso rechazó la madrugada del sábado un adelanto de las elecciones generales a 2023, tal como había pedido la presidenta Boluarte ante el empeoramiento de la situación y en un intento por buscar una salida a la grave crisis social y política que atraviesa el país desde hace siete semanas.

La propuesta incluso anticipaba las elecciones para octubre de manera que la presidenta, los congresistas y autoridades electivas entregaran el poder en diciembre de 2023.

Pero la izquierda insistió en que debía incluirse un referendo sobre la Asamblea Constituyente, propuesta rechazada por un amplio espectro de la política peruana. Otras fuerzas denunciaron una supuesta maniobra para sacar provecho electoral por parte de Fuerza Popular.

No obstante, si bien no ha conseguido aprobarse un adelanto en la fecha de las elecciones –como reclaman los participantes en las protestas que sacuden el país– hoy lunes 30 se someterá a una nueva reconsideración, todo ello después de que el presidente del Congreso, José Williams, haya suspendido la sesión.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,961FansMe gusta
81SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

Últimos artículos