23.8 C
Tarapoto
martes, marzo 5, 2024

Había una vez en San Martín… dos ciegos por decisión propia

fede4

Moyobamba. Luego de la demostración de disconformidad del pueblo, con este paro de 24 horas convocado por el Fedeimam, la pregunta que flota sola es: ¿tienen Villanueva y Mardonio del Castillo capacidad de enmienda ?la respuesta contundente es, No.
Veamos, durante años se ha ido gestando en la ciudadanía un sentimiento de frustración debido al ninguneo con que ha sido tratado. De un lado creer que en todo se tiene la razón y, que los que piensan diferente son enemigos de la gestión sólo se puede esperar de una dictadura. Lejos de hacer cambios sustantivos todos han sido cosméticos en la gestión de Villanueva, con el desprecio por la inteligencia popular al culpar y sacar a funcionarios de bajo nivel y mantener a los mismos del grupo a pesar de los serios cuestionamientos que se les ha hecho a muchos de ellos a lo largo de estos años.
Villanueva nunca aceptó la contundencia de informes periodísticos e incluso nunca ha ordenado una investigación para saber el destino de ingentes cantidades de dinero, de ricos súbitos, de prósperos empresarios de la noche a la mañana al contrario se ha callado sospechosamente y apeló al recurso de esperar que el tiempo ponga en el olvido las cosas.
Un ejemplo ha sido el cambio de cien relacionistas públicos para tapar sus torpezas. Pero sin embargo la gente ya no le cree, este paro le ha dicho en su cara que la mecedora ya no va más. Que su región modelo es para Lima y sus burócratas de gabinete, pero San Martín esta hastiado de tanta corrupción, que los primeros lugares en ejecución presupuestal, su vedette, se desgastó la corrupción ha terminado por arrinconarlo y ponerlo en un difícil estado.
Que incluso es preferible que no le den la plata que el presidente Ollanta Humala le ha ofrecido para las carreteras sanmartinenses, porque nada inspira confianza de que vaya ser gastado de una manera honesta y diáfana. La palabra Villanueva esta desvalorizada y no se da cuenta, que hay pillos que pululan y dice que no se da cuenta. ¿Presidente es tan difícil es oír a la calle?.
Se ha visto en el rostro de cientos de personas que con verdadero placer han cerrado sus empresas, o humildes puestos en el mercado, esto no se veía hace muchos años y si eso, no es la voz de Dios qué es entonces, nos preguntamos. (Alfonso Delgado G.)

Artículos relacionados

Mantente Conectado

34,493FansMe gusta
249SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

Últimos artículos