32.8 C
Tarapoto
martes, diciembre 6, 2022

Esther Saavedra… nos escribe

Lima, 03 de Agosto de 2015
Señor
Lenin Quevedo Bardález
Director del Diario Voces
Jr. Pedro de Urzúa N° 410
Tarapoto – San Martín
Señor Director;

Mediante la presente, me es grato saludarlo y a la vez solicitarle se sirva publicar la presente carta que aclara y rectifica las falsas y distorsionadas aseveraciones realizadas en la nota periodística redactada por Julio Quevedo Bardález, publicada en la página 04 de la edición N° 2946 del diario que usted dirige de fecha 03 de agosto del presente año, titulado “Acusan nexos entre Esther Saavedra y Rodolfo Orellana”, y lo descrito en la portada “Esther Saavedra investigada por vínculos con Orellana”, de la misma fecha en el diario que usted dirige.

La divulgación poco seria de esa nota periodística constituye no solo una grave vulneración de mis derechos constitucionales, sino que ha lesionado seriamente mi imagen, reputación y honor como persona.

Al respecto y en estricto honor a la verdad, me veo en la obligación de precisar lo siguiente:

– Uno de los titulares de la portada del diario de fecha 03 de agosto de 2015, señalan “Esther Saavedra investigada por vínculos con Orellana”, sin embargo es preciso señalar que a la fecha no cuento con ninguna investigación sobre ese tema, denotando así en ese titular una desinformación clara mellando de esta forma mí honorabilidad.

– En la nota periodística en mención señalan en su primer párrafo que, “(…) Esther Saavedra iba a ser una de los vicepresidentes del Congreso de la República que ahora está presidido por Luis Iberico, pero por un nexo oscuro perdió esa posibilidad”, (la negrita es nuestra) el cual es totalmente falso, puesto que personalmente no he ambicionado la mencionada vicepresidencia, menos aún he perdido alguna oportunidad por un nexo oscuro, puesto que no existe ningún nexo.

– Desde el segundo al cuarto párrafo describen en las diversas líneas que, “(…) Esther Saavedra, recibió en su despacho a Churchil Rengifo, hijo adoptivo del empresario, Rodolfo Orellana” (la negrita es nuestra). Sobre el que tengo a bien precisar que en entrevista anterior a la revista Caretas, aclaré no haber atendido a tal persona, por ello resulta una aseveración tendenciosa y tergiversada, basándose en una información de la mencionada revista, la misma que fue debidamente aclarada en su oportunidad1.

– También indica que, “(…) la congresista oficialista integraba la Comisión de Fiscalización y votó en contra de la primera iniciativa planteada por el parlamentario Víctor García Belaunde para conformar un grupo adhoc que investigue las actividades ilícitas de Rodolfo Orellana” (la negrita es nuestra). Este hecho también fue aclarado con la constancia de votación de la fecha en que fue propuesta la mencionada iniciativa, toda vez que quien suscribe votó a favor del pedido de la comisión de fiscalización para que se conforme una comisión investigadora del Caso Orellana. Esa votación se realizó el 23 de mayo de 2012, conforme consta en el acta que se adjunta. Siendo totalmente falso que mi persona haya votado en contra del pedido que en esa oportunidad realizó el congresista García Belaunde. De la misma manera en el Pleno de fecha 19 de junio de 2014, voté a favor de que se conforme una comisión investigadora especial, la que aún está en funciones.

– En el quinto párrafo señalan insidiosamente que mi persona “Estaba empeñada en realizar cambios en los Registros Públicos, ahora la pregunta es ¿con qué intención pedía estos cambios, en sedes como la de Moyobamba? Nuevamente faltan a la verdad al señalar sin sustento que mi propósito era realizar cambios, mi único propósito ha sido y será el investigar y denunciar la corrupción, si como consecuencia se realizan cambios es un tema que escapa de mis funciones.

Las falsas y tendenciosas afirmaciones señaladas en la nota periodística mencionados han menoscabado mi honorabilidad, dañando mi imagen, honor y se el cual constituye una grave vulneración de mis derechos constitucionales e individuales.

Por ello, conforme lo establecido en el artículo 14 de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, en donde se indica que “Toda persona afectada por informaciones inexactas o agraviantes emitidas en su perjuicio o a través de medios de difusión legalmente reglamentados y que se dirijan al público en general, tienen derecho a efectuar por el mismo órgano de difusión su rectificación o respuesta en las condiciones que establezca la ley”. Y siendo la rectificación o réplica un derecho de nuestro país. Le solicito que rectifique y aclare la información en los mismos espacios, dimensiones y páginas en las que se me ha nombrado.

Sin otro particular, quedo a la espera de la rectificación correspondiente, independientemente de ello le señalo que voy a utilizar todas las vías legales para defender la verdad y en el nombre que Dios y mis padres me otorgaron.

Atentamente,
Esther Saavedra Vela.
DNI N° 00805203

Respuesta: Extensa carta de la congresista Esther Saavedra, respecto a las denuncias que la revista Caretas puso en varias ediciones, sobre la entrevista de Churchil Orellana en su despacho por 1 hora (la negrita es nuestra). Incluso en su última edición de la revista manifiesta que Luis Iberico se había interesado que Esther Saavedra para la vicepresidencia del Congreso, pero por estas acusaciones desistió de incorporarla.

Pudimos mantener contacto ayer por la tarde con el congresista Víctor Andres García Belaúnde (la negrita es nuestra), quien manifestó que “sabe lo que se ha declarado”.

La congresista Esther Saavedra estuvo involucrada en las luchas por el notariado y por la UNSM; pero también es nuestro deber informar de lo que se publica en Lima (la negrita es nuestra), respecto a nuestros congresistas.

Para mayor infomación estaremos entrevistándola los próximos días.

Julio Quevedo Bardález

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,697FansMe gusta
58SeguidoresSeguir
1,854SeguidoresSeguir

Últimos artículos