24.8 C
Tarapoto
miércoles, noviembre 30, 2022

El señor de la caña

01

A un año de la Guerra del Pacífico, el Perú, seguía exportando azúcar de caña, de las haciendas azucareras del valle Chicama, en La Libertad, que eran en su mayoría de italianos, alemanes y franceses.; generando divisas al Estado y con ello se sostenía al Ejército que combatía en todos los frentes. Ante esta situación, los chilenos deciden quemar todas las instalaciones de los complejos azucareros. El dato se filtra a los consulados, y éstos emiten sendos comunicados advirtiendo al gobierno de Chile, sobre los daños que podrían causar y la reacción de sus respectivos gobiernos. Los hacendados disponen que se izaran sus respectivas banderas nacionales en los frontis de la casa hacienda, y no sufrieron ninguna acción destructiva. Había una hacienda pequeña de nombre Chiclín; que para salvarse de la arremetida violenta y saqueadora de los chilenos, dedicaban plegarias a Jesús antes de su crucifixión, momento conocido como la pasión. Sucedió que los chilenos nunca llegaron a Chiclín, salvándose de la barbarie. La mayoría de los habitantes establecieron que este fue un milagro del Cristo protector. Desde esta fecha, todos los años el 28 de junio, los chiclinenses celebran la fiesta de su patrono, el Señor de la Caña. Lo que históricamente se puede mencionar es que en 1845 Don Hipólito Bracamonte (dueño de la hacienda, en ese entonces), ordena que se construya una capilla, pero se olvida de encontrar el santo patrono. Posteriormente el padre Luis Arroyo retoma el pedido y viaja a la ciudad de Trujillo y visita el Convento de San Agustín de Trujillo y pide a su superior que le done la imagen del Cristo que estaba abandonada, llevándosela por regalo. En 1929 cuando el nuevo dueño de la hacienda era Don Rafael Larco Herrera y familia; la fe cristiana de los pobladores de Chiclín, recobra fuerza y pujanza, y le solicita colocar la imagen en el altar, lo que sucede en 1931, aprovechando la visita de la Sra. María Larco de Dogni y su hijo, el Sr. Carlos Dogni Larco, y el 8 de agosto ese año se bendice la nueva Capilla. En 1937 se funda la Hermandad del Señor de la Caña.

“En las ricas tierras del valle de Chicama habitaban hace unos 10 000 años a.c. los hombres paijaneros, luego se suceden los Cupizniques, Salinar, Virú, Mochicas; Lambayeques, Chimús e Incas. A partir de la conquista española el primer dueño de la hacienda Nuestra Señora del Rosario de Chiclin y Alcalá fue don Diego de Mora (cuñado de Francisco Pizarro), luego María de Valverde y, desde el siglo XVIII, los marqueses de Herrera y Valle Hermosa”.

Arequipa, está celebrando esta festividad, ahora en agosto; lo que me motivó a escribir.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,693FansMe gusta
55SeguidoresSeguir
1,856SeguidoresSeguir

Últimos artículos