35.8 C
Tarapoto
viernes, abril 12, 2024

Y tú… búscate un amante

01

Muchas personas tienen un amante, otras quisieran tenerlo. También están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron.

Aunque muchas mujeres han pensado que la infidelidad es un aspecto inmoral, va en contra de sus valores y jamás se imaginaron en ese rol, finalmente terminan siendo “la otra”. Al principio les parece terrible, luego se van dando las cosas, y finalmente, la creencia que es el amor de su vida, hace que las mujeres decidan quedarse en una relación compartida, donde “esto es mejor que nada” es todo, con tal de tener algo de amor y afecto.

El discurso de él casi siempre es: “estoy mal con mi esposa, pero no puedo terminar, es que tiene problemas psiquiátricos y si le termino se suicida” “estoy muy mal con mi novia, no la quiero, sin embargo nos debemos casar, no puedo hacer nada”, “yo te quiero a ti, mi esposa está loca, me trata mal, nuestra vida es un infierno, pobre de mí”, “eres a quien yo quiero, estoy con mi esposa porque me toca, pero a la que quiero es a ti”.

Desenredemos estas palabras: ¿No creen que es cómodo para el hombre poder tener a su esposa en casa que le da estabilidad, amor, seguridad, confort, y por fuera, una persona que le de placer, novedad, diversidad? ¿Va a querer un hombre en esta situación querer perder a alguna de sus dos mujeres? Si fuera tan terrible la vida de este hombre con su pareja ¿Por qué sigue ahí? Cualquier dependencia, problema, inconveniente se puede resolver, entonces ¿Por qué no lo resuelve y termina con su esposa que según él es tan terrible?

Así pues, la amante es esa “novia” que saca de la rutina, a lo cual yo les aseguro, en el momento que la amante se convierta en pareja estable, se pierde el encanto y esa increíble atracción

Está en la sangre primate: los machos tienen muchas hembras, las hembras aceptan que haya sólo un macho para varias. No está muy lejos la hembra humana y ni hablar del macho humano. Decimos ser seres racionales, pero acá el tema es de instinto, la diferencia la marca la evolución, un hombre o mujer con un nivel mayor de evolución tenderá a decir NO a las tentaciones, ya que viendo la situación sabe que el resultado será dolor, así como lo que le generará a su pareja. Para allá deberíamos ir todos, a ser seres más evolucionados y menos monos. Toda relación de amantes implica gozo y dolor, verdad y traición, lo mejor y lo peor del ser humano. Como la vida misma

En el ir y venir de la vida, he tenido experiencias saludables y las no tanto. Enseñanzas que ni en ningún lugar hubiese podido aprender, sino en mi propia existencia y vida misma. Así, la infidelidad, el ser la otra o la víctima, deja de ser lo más importante a la hora de amar, pues como todo, recibes lo que das. Ahora, tengo una teoría más simpática y tener un amante, va más allá de los conceptos tan trillados que nos hacen cortarnos las venas por el engaño.

Amante es: “Lo que nos apasiona”. Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos o el insomnio nocturno. Nuestro amante, es lo que nos vuelve distraídas frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivación y sentido.

A veces a nuestro amante lo encontramos en nuestra pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja. También, solemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura, en la música, en la poesía, en Benedetti, en la política, en el deporte, en el trabajo, en la necesidad de trascender espiritualmente, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby…En fin, es “alguien” o “algo” que nos pone de “novio con la vida” y nos aparta del triste destino de durar.

¿Y qué es durar? Durar es tener miedo a vivir. Es dedicarse a espiar como viven los demás, es tomarse la presión, deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la humedad, del sol y de la lluvia. Durar, es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana.

Por favor no te empeñes en durar, búscate un amante, se tú también un amante y un protagonista de la vida.

Porque para estar activa y feliz, hay que estar de novia con la vida.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

34,532FansMe gusta
261SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

Últimos artículos