32.8 C
Tarapoto
martes, diciembre 6, 2022

Carretera Yurimaguas- Balsapuerto-Moyobamba

desdemoyobamba

El reciente anuncio del presidente de la República PPK de hacer viable la carretera Yurimaguas-Balsapuerto-Moyobamba, ha sido recibido con beneplácito por autoridades y pobladores de las indicadas localidades con inclusión del gobernador regional de Loreto (Iquitos)- Por otro lado líderes o dirigentes de los pueblos indígenas como Marco Cachay Sangama han manifestado no solo su preocupación sino también su oposición por considerar que dicha obra tendría un impacto devastador sobre los recursos naturales de la zona lo cual les afectaría física y culturalmente y que además constituiría un atentado contra los territorios de los pueblos indígenas asentados en la jurisdicción, agregando que el caso tendría que pasar necesariamente por un proceso de consulta previa indígena, pero lo que no dijo o no sabe es que el resultado de dicho proceso no es vinculante (obligatorio), por lo que al final es el Estado el que decide todo, de conformidad con el Reglamento de la Ley 29785 sobre consulta previa a los pueblos indígenas u originarios.

La construcción de la mencionada carretera constituye una necesidad nacional, por lo que está en la agenda del presidente de la República, obra que por lo demás no afectará a los pueblos indígenas del sector, pues actualmente existe un marco legal para garantizar la salud, la protección del ambiente y el desarrollo de las actividades sostenibles que indudablemente también favorecerán a ellos, sin hacerles perder sus identidad cultural. Obras de esta naturaleza se ejecutan pues previo estudio de impacto ambiental, sujeto a la aprobación de la autoridad competente para evitar o reducir el daño a niveles tolerables. Esta es la política ambiental que se aplica en todos los países que quieren salir del subdesarrollo y el Perú no puede ser la excepción. Por lo demás está claro que esta carretera como lo señala David Landa Tucto, podría ejecutarse por el sector del caserío El Triunfo (tramo más corto y de menor inversión), además de menor costo ambiental.

Lo real es que detrás de este supuesto daño irreparable al medio ambiente se encuentran ocultos intereses económicos de quienes radican en localidades vecinas que no tendrán interconexión con esta importante carretera que creará un polo de desarrollo paralelo de alta competición. Los opositores deben reparar que vivimos en un ambiente contaminado por el hombre por medio de ruidos molestos (bocinas de vehículos de transporte público y particular), sistemas electrónicos (altavoces y parlantes), avisos informáticos luminosos, sustancias químicas, lluvias ácidas, tráfico aéreo entre otras muchas actividades que ocasionan graves afectaciones que deterioran el ambiente y alteran nuestras vidas, frente a lo cual dichos opositores a la tantas veces referida carretera Yurimaguas-Balsapuerto:Moyobamba, guardan absoluto silencio; dentro de este contexto está la posición de la Presidenta del FRECIDES, de rechazo a la ejecución de dicha obra, lo cual se entiende pues dicha organización promueve los intereses de la provincia de San Martín (Tarapoto), y no los que corresponden a nuestro departamento que son prevalentes.

Dentro de este contexto de vivir en un mundo de inmundicia propiciada por el mismo hombre, a nadie se le ocurriría oponerse a la circulación de vehículos para impedir la contaminación ambiental ya que la sociedad entiende que los beneficios de la circulación vehicular excede a dicho costo; igual ocurre con las carreteras que dinamizan la economías de los pueblos entre otras ventajas por lo que igualmente no resulta razonable oponerse a su construcción.

El Estado ecológico es un mito, por lo que solo cabe exigir a la autoridad competente que apruebe únicamente estudios de impacto ambiental bien sustentados a fin de evitar o reducir el daño a niveles tolerables; eso es lo racional.
A mayor abundamiento el Estado, por mandato constitucional (Art. 69), está obligado a promover el desarrollo de la Amazonìa peruana por cuanto debido a su conformación geográfica merece un tratamiento especial, pues la selva siempre ha sido olvidada y donde no ha existido la voluntad de construir carreteras para garantizar a su vez la construcción de nuevas ciudades que sirvan como elementos impulsores para el desarrollo y bienestar de sus habitantes con inclusión de aquellos que moran en los caseríos. En conclusión, la ejecución de la precitada vía se inserta dentro de esta obligación del Estado y así también lo ha entendido el actual presidente de la República, por lo que la autoridad local (alcalde) y las autoridades regionales (prefecto y gobernador) deben proteger esta iniciativa del primer mandatario de la Nación.

El incumplimiento de ofrecimientos por parte de los gobernantes constituye perversión de la palabra y un mal ejemplo para la ciudadanía, lo que no debemos tolerar.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,697FansMe gusta
58SeguidoresSeguir
1,854SeguidoresSeguir

Últimos artículos