24.8 C
Tarapoto
miércoles, noviembre 30, 2022

Con la misma moneda

diademiercolnes

Hola mis queridos lectores de miércoles, estamos de vuelta nuevamente como cada semana teniendo en cuenta las muestras de comportamiento de cada uno. No podemos juzgar a nadie sin embargo podemos notar ante desviaciones y actitudes de personas según se indica “dueños de la expresión y a verdad” no vamos a descifrar nombres pero esta situación de desmedro de actitudes adolece este gobierno regional. Este gobierno regional es una vergüenza de estado regional. Hasta el momento no admito actitudes de ser grabado una conversación y una vergüenza todavía de creerme el mejor o más antiguo en “Periodismo.

La corrupción señores lectores es desde las altas esferas, teniendo en cuenta la actitud de un responsable de imagen institucional del gobierno regional, no vamos a decir el nombre por derecho de respeto pero no la gran consideración que todo profesional debe obtener. Tan tonto de dejarme grabar y tan estúpido de hablar cosas tan serias de como “vender y comprar conciencia” lo peor que este señor tilda al que le grabó como un gobierno dictador de “Fujimori” señores la raíz se quedó como herencia en el gobierno regional. Los periodistas estamos perdiendo credibilidad y actitudes típicas que como puede venderse uno por migajas y hablar bien de un personaje.

Algunos sobresalientes periodistas acostumbran este mal oficio de informar al ser investigado estas actitudes como el caso que germinó desde el gobierno regional, como esto es verdad y nadie en el gobierno regional ha podido enfundar actitud como es de este periodista antiguo ni siquiera el propio gobernador regional hizo la actitud de un mudo y darse la vuelta y caminar en otro sentido.

Históricamente podemos decir que los conflictos entre la prensa y la política son añejos y que difícilmente cambiará el panorama, por lo tanto debemos ser conscientes de que la libertad de prensa en el Perú implica responsabilidades.

Si no nos quedamos en la espectacularización de los vladivideos, nos daremos cuenta que con la intervención del gobierno fujimontesinista se han relativizado muchos principios claves de la labor informativa, perdiendo su verdadero significado. Los periodistas podemos situar correctamente estos conceptos y recuperar la credibilidad del público en los medios: necesitamos un periodismo vigilante y no cautivo.

Sólo siendo independientes del gobierno, de los funcionarios públicos, de los partidos políticos, de los grupos económicos, los medios podrán constituirse en un sistema institucional de control, ético y confiable, porque goza de credibilidad.

El profesor norteamericano John Virtue, en un artículo “Quien corrompe a los periodistas”, luego de presentar diversos casos de soborno a periodistas y de trabajar con ellos en talleres de ética, llega a la conclusión “que los grandes corruptores de los periodistas son los políticos. Pero rara vez existe documentación de estos pagos”.

Nosotros hemos rebasado esas afirmaciones y aunque no existe esa documentación escrita de registros, presupuestos asignados o cheques, somos testigos cada día , vía imágenes, de los diversas negociaciones que el ex – director del SIN realizaba con algunos dueños de medios para someter la independencia que les compete a unos serviles intereses particulares .

Pero tenemos más históricamente siempre se ha estudiado los continuos ataques a la libertad de prensa en el Perú, en los diversos regímenes de gobierno, y el acontecimiento más conocido en esta línea ha sido la censura manifiesta del gobierno revolucionario de Velasco. Eran medidas de presión duras, pero externas, provenían del todopoderoso gobierno; y también recordamos en esa época difícil para el periodismo peruano , a medios que prefirieron el cierre a la pérdida de la independencia informativa.

Ese esquema, lamentablemente, también ha sido quebrado en nuestros días. Actualmente comprobamos que no son sólo algunos periodistas que se han convertido en serviles, con todas las consecuencias éticas que esto tiene, sino que los dueños de las empresas también han sido comprados. Los políticos pagan buscando voces influyentes y los que debían establecer y defender los cánones de independencia como un principio sólido para el ejercicio de la profesión, renunciaron a sus deberes.

La consecuencia inmediata de todo este balance negativo de la actuación profesional, salvo las honrosas excepciones mencionadas, es la pérdida de credibilidad en los medios. Sabemos que la ética es un factor necesario para sostener el activo más importante y poderoso de la empresa periodística que es la credibilidad.

Y este es el caso del gobierno regional tan débil en sus acciones como de contratar gente sin candor profesional solo están remendados por actitudes se cree los adonis del periodismo la pregunta ¿Qué acciones realizará el Colegio de Periodistas ante esta escena? Lo dejamos ahí. Hasta la próxima.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,693FansMe gusta
55SeguidoresSeguir
1,856SeguidoresSeguir

Últimos artículos