26.8 C
Tarapoto
martes, noviembre 29, 2022

Bajo nivel de conciencia patriótica

detintaypapel

Un presidente vecino sale a decir con meridiana claridad, que el fenómeno climático que aquí ocurre tiene la misma intensidad que en su país; sin embargo, los efectos son completamente diferentes, porque en su país, las aguas en exceso simplemente discurren por los cauces naturales, por supuesto en volúmenes elevados, pero sin llevarse nada. En cambio aquí, las aguas en exceso, se desparraman por todas partes y llevan a su paso todo lo que encuentran, desde casas, animales domésticos, gente y automóviles, ¿por qué? Porque los cauces están cerrados, obstruidos, ¿por quienes? Por los seres vivos auto denominados racionales. Pero, todos recordarán, que hace poco, el Estado invirtió miles de millones precisamente para limpiar estos cauces, cuando precisamente no caía una gota de lluvia del tan anunciado fenómeno que nunca llegó.

La inmensa cantidad de dinero, gastada en esas supuestas obras de limpieza de cauces, ha provenido de proyectos presupuestados. El resultado: no se ejecutaron los proyectos presupuestados de ese periodo por carencia de efectivo; en cambio, con ese dinero dice se pretendía hacer prevención del fenómeno que no llegó en ese periodo; y, cuando años después llegó, las supuestas obras no se hicieron o se hicieron mal, porque las nefastas consecuencias son conocidas.

¿Hasta cuándo los pobladores tendrán que soportar las majaderías de estos malvados gobernantes? ¿Por qué se tenían que dejar sin presupuestos los proyectos planificados? Y como cereza de la torta, se declaró en emergencia de un fenómeno inexistente, solo para utilizar los miles de millones sin ningún tipo de control. Este procedimiento se hizo de manera premeditada, lo que demuestra un bajo nivel de conciencia patriótica, es decir una flagrante traición a la patria.

También es traición a la patria, el hecho de negociar a beneficio propio, para favorecer a terceros al inminente saqueo de los fondos del país, como ya se están demostrando con tres gobernantes y sus huestes. Es también traición el hecho de no cobrar impuestos de millones de dinero a empresas grandes; mientras que se hace cierra puertas a minúsculas bodegas de sobrevivencia. También es traición, el hecho de no usar adecuadamente los recursos encomendados, como por ejemplo negociar con la cantidad de gasolina que se da para realizar actividades en beneficio de la población.

También es traición agredir, asaltar, robar, violar a personas, haciendo gala de una completa falta de respeto.

El cuello de botella es el bajo nivel de conciencia patriótica del ciudadano. ¿Qué importancia tiene este nivel de conciencia? Cuando este bajo se convierta en un alto nivel de conciencia, el ciudadano de a pie, de cualquier edad y sexo, pondrá en práctica los valores básicos de convivencia humana: Respetará a los demás seres humanos; respetará al medio ambiente; cultivará la puntualidad; siempre dirá la verdad; en todo momento será una persona honesta. Cuando ocupe un cargo público tratará a los demás con amabilidad. Utilizará los recursos del pueblo de manera planificada y sin condicionamientos de ninguna naturaleza, porque son de la comunidad. Será transparente donde se encuentre. No arrojará los desechos de bolsas y botellas plásticas en la calle. Desparecerán los diezmos como condición para las obras públicas. Se utilizará la cantidad de gasolina presupuestada para realizar las actividades planificadas sin uso de maquinitas que engañan el consumo. La justicia al fin será justa. Los impuestos los pagaremos todos, del pequeño al grande, sin contemplaciones; pero, ayudando a quienes necesitan apoyo. Se usarán los recursos naturales racionalmente sin destruir el medio ambiente. No existirán en el país, sitios plagados de impunidad, donde no haya autoridad del Estado. Los gobernantes no negociarán nada bajo la mesa, para su beneficio, con los recursos de todos. Cuando haya alto nivel de conciencia patriótica, todos los habitantes cuidarán los recursos de todos, porque todos son integrantes del país. Si nosotros no cuidamos los recursos de nosotros, ¿quién pues va venir de otro lado a cuidarlos? No seamos cabeza de izango, que tiene su mente y su vida solo en succionar.

¿Hasta cuándo va mejorar nuestro nivel de racionalidad humana? Hay dos caminos: Elevar el nivel de educación y alimentar al ser humano en espiritualidad con su creador. Nuestro nivel de racionalidad está de capa caída, muy bajo y por eso los desmanes sociales de abrumadora falta de respeto de uno para con el otro, del ser humano con el medio ambiente y de ausencia masificada del temor a Dios.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,693FansMe gusta
55SeguidoresSeguir
1,856SeguidoresSeguir

Últimos artículos