22.9 C
Tarapoto
lunes, enero 30, 2023

Tú y yo, en cuatro

La vida está llena de nuevas emociones y de inimaginables fantasías. Siempre nos topamos con intelectuales, cucufatos, desinhibidos, mujeriegos, fieles, mentirosos y fintosos, algunos se sonrojan, otros se emocionan y unos tantos se jalan los pelos (si tienen) al leer las historias picantes que les saca de su zona de confort. La vida está llena de sorpresas y tú y yo, en cuatro años nos hemos conectado como si fuésemos amantes. Junto a ti, he liberado mis sentidos, me elevé al cielo y descendí al inferno, todo siempre ha sido fascinante en nuestros encuentros semanales, sobre todo, si estaban acompañados de una taza “Con aroma a café”.

Ésta columna ha sido como tener una relación que se asemeja a lo que uno vive al lado de una pareja, por eso es que siento a mis lectores como mis amantes preferidos. Con algunos nos conocimos desde la primera publicación, con otros desde el último, con muchos nos descubrimos de a pocos. Y aunque sea yo quien escriba y ustedes quienes leen, ésta jamás ha sido una relación unilateral. Cada comentario o cada no comentario ha sido lo que el otro da. Dar es lo mejor cuando uno está con alguien. Dar amor, confianza, seguridad, honestidad y fidelidad, todo eso que requiere el amor para que sea verdadero. Eso es lo que he recibido de ustedes.

No conozco sus caras, sus nombres verdaderos, dónde viven, si les han roto el corazón alguna vez, si son felices, cómo pasan sus días, el sonido de sus voces, de su risa, sin embargo, a través de las historias escritas, los siento cerca y los guardo cuidadosamente en mi cajita de pandora moderna.

Y bueno, ha habido y ha pasado de todo. Hemos discutido, hemos estado de acuerdo y también en desacuerdos. Nos hemos peleado, otros (por lo general hombres) se han picado en temas que les ha dado sarpullido. Con otros y otras, hemos llegado, pienso yo a entendernos muy bien. Y una de las mejores cosas, ha sido poder aprender.

Me encanta escribir y eso es lo que importa. Hoy quiero agradecer a mis lectores por todo este tiempo que hemos pasado juntos. Gracias a los que me leen desde el comienzo, a los que empezaron a mitad del camino, a los nuevos lectores, a los que se van y luego regresan. Gracias a los que se fueron para siempre; a los que han sido protagonistas con y sin permiso; a los que comparten parte de mi pasado; a los que son parte de mi presente y a los que quisiera siempre en mi futuro. Gracias a los que me critican; a los que me odian sin conocerme; a los que me conocen bien y a los que quisieran conocerme. Y sin duda, gracias a quienes conociéndome, me quieren.

Con ustedes abrí mi corazón de nuevo, es más, lo tengo abierto. Por eso les doy las gracias, por haberme hecho recordar cada semana que la bondad existe en muchas personas, que las mujeres y los hombres tienen las mismas oportunidades y que lo que escribo nos une en un sentimiento real.

Hace 1460 días mi vida se convirtió en un orgasmo. Y desde ese primer ORGASMO LITERARIO, un 15 de noviembre del 2013, ya han pasado 4 años en que cada jueves el grito de placer es entregado en un artículo más de “CON AROMA A CAFÉ”.
Tú y yo, en cuatro años hemos avivamos el fuego encendiendo cada palabra. Tú y yo, en cuatro años hemos sonreído a la vida y amado al amor. Tú y yo, en cuatro años hemos tenido la medida exacta, caliente, amarga y embriagadora, por eso y por más, soplamos la velita número 4 y decimos ¡FELIZ ANIVERSARIO CON AROMA A CAFÉ!

 

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,841FansMe gusta
75SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

Últimos artículos