22.9 C
Tarapoto
lunes, enero 30, 2023

Despues del fútbol, volver a la realidad

Parece ser un dogma de la sociedad peruana aquello de que no pueden sernos posible el soñar en cosas justas, en logros y en una mejor calidad de vida. Porque vemos que seguimos como un buque al garete queriendo equilibrar su rumbo mientras los de a bordo quisieran imponer sus puntos de vista de cómo debe dirigirse la nave.

El triunfo de la selección peruana del miércoles pasado nos hizo olvidar un poco el que somos un país perdido, desubicado, navegando entre Escila y Caribdis, como suelen decir los intelectuales y esos consultores que solo han leído Condorito. Porque la serie de opiniones que hoy dominan el escenario de la política nacional van entre el tema de las pensiones y el tema de lo que Roberto Abusada viene escribiendo desde ya largo tiempo en el diario El Comercio: el de la flexibilización laboral. Abusada –que viene desde el segundo gobierno de Belaunde y que en el gobierno de Fujimori tuvo un papel en las privatizaciones: Aero Perú, por ejemplo—está insistiendo que la política neoliberal de los noventa debe seguir profundizándose… Así como lo leen.

El triunfo de la selección peruana que, si bien nos abre una expectativa para seguir soñando, nos ha igualado a todos en el momento de las emociones y sacó lo más tierno de nosotros mismos porque es en esos instantes en que nos abrazamos todos, dirigimos y nos dirigen sonrisa amables, aprovechamos para recibir ese beso efusivo que en otras circunstancias serían sueños imposibles y creemos en que vendrán días mejores, hasta que nos damos cuenta que existen los Mulder, Becerril, Quesquén, Galarreta, Letona, etc., para que despertemos de nuestros sueños y encontrarnos con la realidad dura, la aprehensión de una sociedad peruana indolente, permisiva que es indiferente a la calidad de gente de un Congreso al que cada día llegan elementos cucufatos y de la más baja calaña.

Un futbolista francés, como pueden verlo en Netflix, dice que el futbol es el reflejo de la sociedad francesa. Escribí hace poco en este medio, en que en el futbol es donde nos encontramos y descubrimos que somos una sociedad. Y si es así, es cuando debemos aprovechar el momento para despertar esa voluntad, ese carácter, esas ganas de exigir a los malos políticos que ya se dejen de sandeces y de esa zafiedad que les hace ser esos seres prescindibles y que no existen para nada bueno, sino para ser escuderos de los dueños de sus agrupaciones políticas, a pesar de haberlos destruido. Son los maestros los que deben cumplir su rol.

Es el momento de rebelarse y encauzar el derrotero de un país en donde los tecnócratas solo proponen salidas para los grupos a quienes representan. Desenmascarar a quienes dicen que sin ellos no podríamos salir adelante como país. Casi medio siglo desde que los tecnócratas han capturado el Estado, seguimos con sueldos de hambre, con regímenes laborales de privilegio, con maestros que tienen que luchar para que mejoren sus sueldos, en un país en que hace más de veinte años los sueldos se han congelado. Es que debemos despertar y volver a la realidad, aunque ya estemos preparando las maletas para Rusia…Porque ahí estaremos, pese a quien le pese.

 

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,841FansMe gusta
75SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

Últimos artículos