22.2 C
Tarapoto
martes, febrero 7, 2023

¡Viva la música!

Es un motivo de especial satisfacción sentir, después de este especialmente luctuoso mes de escorpio (signo del sufrimiento, la muerte y la transformación) en que hemos visto a nivel local y mundial varias partidas de seres queridos en general y algunas tragedias “naturales” en nuestra región, la entrada (el 22 de noviembre) al mes de sagitario en que el FUEGO benigno y vivificante de la jovialidad jupiteriana (planeta regente de sagitario) ingresa iniciando significativamente cada año con el DÍA DE LA MÚSICA (22 de noviembre). ¡Y qué mejor símbolo que la música para marcar el inicio del mes de la buena fortuna, la magnanimidad y las emociones superiores!

En efecto, Júpiter es – en la ciencia cosmobiológica- considerado como el planeta “regente” del signo de sagitario pero también, (junto con Neptuno) de piscis y de ahí lo significativo de su relación musical puesto que piscis ha sido la era que ha caracterizado el desarrollo musical más allá de los límites concebibles legando a la historia por ejemplo la maravillosa creación que es la ORQUESTA SINFÓNICA, tanto así que el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares escribía en su prólogo a “EL ARTE EN LA NUEVA ERA”:

“La orquesta sinfónica es, en música, un triunfo de la ingeniería y sus productos, espiritualizados en símbolos y seguramente sobrevivirán a la técnica que los produce.”

“Música: Poesía del Sonido”…así describía el Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière, calificando con precisión esta rama artística considerada en la antigüedad como ciencia y que conduce, en las obras maestras, el verdadero VERBO Divino como poesía portadora de un profundo mensaje que nos sublima y eleva hacia las esferas superiores de la existencia universal. Por ello quizás es que Beethoven- esa fuerza de la naturaleza hecha músico- decía: “la música es una revelación mayor que toda la sabiduría y la filosofía” y E.T.A. Hoffmann lo apoyaba diciendo: “La música empieza donde se acaba el lenguaje”.

Ello nos acerca a lo que ha querido decir el Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière al expresar la asombrosa cuestión:

“Quien sabrá jamás cuantos artistas y especialmente músicos, si no han alcanzado el “Yug” (Unión cabal del hombre con el Gran Todo) al menos habrán estado sobre las huellas que los Gurúes han dejado a través de las edades.”

Y es que resulta especialmente revelador el hecho de que la música haya sido parte integral y factor determinante para la formación de grandes genios, sabios y Maestros de la humanidad como Pitágoras, Leonardo da Vinci, Einstein (tocaba muy bien el piano y mejor aún el violín), Wernher Von Braun (pianista) Howard Gardner (pianista) y el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares (pianista y compositor sinfónico), entre muchos otros.

En ese sentido, estamos agradecidos con Dios por esa manifestación sublime que nos ha sido legada para elevarnos hacia EL y comprenderlo mejor. Sin embargo ¡ay! todo esto ha sido desde largo tiempo profanado hasta en sus más ínfimas expresiones:

“El arte sonométrico de los templos fue una cosa y los ritos exteriores otra (danza, canto, música); esta división que existe hoy en día en los dos tipos bien definidos de la música, existía en los tiempos más antiguos, ya que la una derivaba de la otra porque la primera era ceremonial, y la segunda ritualista. No queda ya en nuestros días más explicación para esta división puesto que, tanto una como la otra, se han vuelto casi completamente profanas.”
Esto ha llegado al punto actual de ver a la música totalmente desvirtuada de sus principios primordiales de ser parte del ARTE y como tal, una manifestación del SABER verdadero al servicio del avance de la humanidad hacia la CONCIENCIA UNIVERSAL.

Hoy nos es dado ver grandes manifestaciones de DECADENCIA del arte en general y por ende de la música, subordinada lamentablemente a los EGOS y vaivenes del mar de formalismos en que se haya sumergida la conciencia de las mayorías. Vemos por ejemplo el auge del marketing, de las técnicas de mercadeo para promocionar a músicos, de las grandes empresas que manejan a su antojo los gustos de la gente (siempre bajo la eterna ilusión de creer que es “libre” de elegir sus “propios” gustos) convenciendo a mucha gente que las “ESTRELLAS” que ellos venden son músicos grandes y de valor superior (!!)

En el Perú (en muchos países del mundo también) y en Lima especialmente, nos es dado ver el lamentable espectáculo de los “concursos viciados” de música legalizados a la fuerza sin ninguna legitimidad, fabricando año a año “ganadores” a estudiantes o instrumentistas elegidos por sus propios profesores (miembros y muchas veces ¡hasta presidentes del jurado calificador!!!). En fin, siempre la ¡ay! acostumbrada corrupción a la que muchos músicos están familiarizados tanto para estar en contra o a favor de esas “argollas”, “influencias”, “amistades complacientes y estratégicas”, “favoritismos”, “certámenes sembrados”, etc. Todo ello enquistado hasta en los círculos de poder y en los cargos directivos de todas las instituciones educativas, gubernamentales, etc. relacionadas con el quehacer musical.

Por ello no nos queda sino hacer votos para seguir fomentando el movimiento de REEDUCACIÓN MUNDIAL saliendo de la decadencia generalizada con vías alternas hacia un futuro más constructivo y edificante en la Música y en la Vida en general.

Por ahora no nos queda sino trabajar para que ¡viva la música!

CURSOS PERMANENTES DE MÚSICA en Tarapoto: Jr. Rioja 218 (CASA de la CULTURA), Cel. 986348866.

 

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,859FansMe gusta
77SeguidoresSeguir
1,852SeguidoresSeguir

Últimos artículos