21.1 C
Tarapoto
viernes, junio 14, 2024
spot_img

A propósito de Bukele

Por Buenaventura Ríos Ríos

El Perú no es El Salvador. El Salvador es un país centroamericano pequeño, de 20 721 Km2, exactamente del tamaño de la región La Libertad y el 40% de la región San Martín. Cuenta con una población de 6.5 millones de habitantes, unos 310 habitantes por kilómetro cuadrado. En ese país pequeño, entre el 25 y 27 de marzo del 2022, se produjeron 87 asesinatos. Cuando en San Martín -Tarapoto o Moyobamba-, se produce de vez en cuando algún asesinato, se genera una gran alarma y malestar entre la población; imaginemos lo que sucedería si se produjeran una treintena de crímenes en un solo día, como en El Salvador, eso sí debe ser terrible.

Ese fue El Salvador que recibió el presidente Nayib Bukele al asumir el cargo el 1° de junio del 2019. Sin embargo, no las tuvo todas consigo, porque pese haber ganado con el 53.1% de los votos, tuvo que lidiar con una Asamblea Legislativa de oposición, hasta febrero del 2021 en que, con su partido Nuevas Ideas, obtuvo la mayoría absoluta en el Congreso que cambio la correlación de fuerzas en el país.

Desde que asumió su mandato, Bukele implemento su llamado Plan de Control Territorial, que consta de 7 fases: Preparación, Oportunidades para los jóvenes, Modernización de las fuerzas de seguridad (Policía), incursión y recuperación de territorios, extracción de criminales, etc., apresando a la fecha más de 72 000 presuntos delincuentes llamados “maras” (El País, 28/09/2023).

El tema es que, para controlar a un país pequeño como El Salvador, Bukele cuenta con una Policía Nacional Civil (PNC) de unos 23 300 efectivos, unos 3.58 efectivos por cada mil habitantes o un policía por kilómetro cuadrado de territorio. Comparemos esos datos con los de San Martín, con una población de 925 000 habitantes deberíamos tener 3 310 policías y solo tenemos 1 400, es decir, 1.5 policías por mil habitantes o 0.03 policías/Km2. Claro, no tenemos el nivel de criminalidad que tuvo el país centroamericano.

Ahora bien, el Perú con un territorio de 1 285 000 Km2, es 62 veces más grande que El Salvador, un territorio inmenso que cuenta con los Andes como una realidad imponente que divide al país en dos grandes cuencas, la del Pacífico y la del Atlántico, donde habitan de manera dispersa más de 33 millones de peruanos. Yo suelo decir que, en nuestro país, tenemos cinco Perú es: Lima, el norte, la Amazonía, el Centro y el Sur; cada uno con su peculiar geografía, población e idiosincrasia. De allí que no ha de ser fácil gobernar el Perú.

Por lo expuesto, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que no es lo mismo controlar policial o militarmente un país pequeño, con una población aglutinada y una policía concentrada, que un país inmenso como el Perú, con variada geografía y población dispersa. Así, mientras El Salvador cuenta con 1 policía/Km2, en el Perú contamos con 1 policía cada 10 Km2. En ese contexto, copiar acríticamente modelos foráneos sería un grave error; aunque si podemos destacar de Nayib Bukele su voluntad política, capacidad de decisión y liderazgo. Sin liderazgo, no hay triunfo posible.

Artículos relacionados

Mantente conectado

34,547FansMe gusta
279SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

ÚLTIMOS ARTÍCULOS