Bayern Munich empató 0-0 con Sevilla y, tras el 1-2 de la ida, accedió a una nueva semifinal de Champions League y acabó con el sueño de los españoles, que dieron una buena imagen en el Allianz Arena y dijeron adiós a al torneo con orgullo.

Siguen vivos
Bayern Munich controló bien un choque muy equilibrado y sin muchas opciones claras de gol, en el que pudo adelantarse al final del primer tiempo, con una ocasión del francés Ribery, y en el segundo el equipo español, que ansiaba entrar por primera vez en las semifinales de Champions League, mandaron un balón al larguero por medio de Correa, pero les faltó más pegada.

Conscientes del ‘premio’ que había en juego, y pese a la renta de 1-2 que Bayern Munich tenía de la ida, ambos equipos salieron con intensidad, pero con cabeza, y las novedades del brasileño Rafinha, el colombiano James Rodríguez y el holandés Robben en el Bayern, y los argentinos Mercado y Banega -tras su sanción- en los andaluces.