21.1 C
Tarapoto
viernes, junio 14, 2024
spot_img

El tema del Estado entre Israel y Palestina

Por Buenaventura Ríos Ríos

A lo largo de la historia los estados aparecen y desaparecen. Así tenemos a Sumeria, considerada la primera civilización humana, que existió hace más de 5,500 años, en el actual territorio de Irak entre los ríos Eufrates y Tigris, al que le sucedieron los Acadios, Babilonios, Asirios y posteriormente los Persas. Tiempo después, ya en otros escenarios, surgieron Egipto, Grecia, Roma, el imperio Otomano y la URSS. Grandes imperios que ahora ya no existen.

Científicamente, el Estado se define como un grupo humano (la nación) que ocupa un territorio, sobre el cual se erige una organización jurídica-política y administrativa (la burocracia). De tal modo que, la triada nación – territorio y burocracia son los fundamentos del Estado moderno. La nación es el conglomerado humano que comparte una historia y cultura común, un idioma común que los nuclea y da identidad, además claro esta de un territorio. Sin embargo, en la historia también han existido naciones enteras que no han tenido territorio como fue el caso de los propios judíos y palestinos, en tiempos recientes.

El antiguo testamento de la Biblia refiere que el patriarca Abraham vino desde Ur (ciudad de Caldea), ordenado por Dios, hasta el territorio de Canaán (actual Israel), donde se asentó. Su esposa Sara era estéril y no podía darle progenie, por lo que a instancias de esta tuvo un hijo con Agar, su esclava egipcia, al que llamaron Ismael; pero por esos azahares del destino Sara pudo empreñarse después dando nacimiento a Isaac. Este último a su vez tuvo con Rebeca a sus hijos Esaú y Jacob. Debido a su opción de seguir los designios de Dios Jacob fue llamado Israel, que significa “que Dios prevalezca”. Israel tuvo 12 hijos, quienes formaron el mismo número de tribus que poblaron Canaán, sin embargo, debido a la sequía y la pobreza se trasladaron ha Egipto, donde fueron esclavizados, hasta ser liberados 400 años después por Moises, el primer gran profeta con quien nace efectivamente el judaísmo.

1921 años después de Moises apareció en Belén, en el antiguo territorio de Canaán, Jesús, quien con su prédica dio nacimiento al cristianismo, los seguidores de Jesucristo que significa “Jesús el ungido”, es decir, el elegido por Dios. Era la época del dominio del Imperio Romano, quienes denominaron a las antiguas tierras de Canaán como Palestina, ojo, se debe distinguir aquí al territorio de Palestina, de la nación Palestina y del Estado Palestino. Mientras tanto, ¿Qué pasó con la progenie de Ismael el hijo de Abraham con Agar la esclava? Pues evolucionaron y formaron también 12 tribus, a los que se les llamó ismaelitas, quienes cientos de años después derivaron en la nación árabe donde surgió la religión musulmana, también conocida como islam, allá por el año 622 después de Cristo, cuando Mahoma y sus seguidores huyeron de la Meca hacia Medina.

Algunas conclusiones hasta aquí. Uno, el escenario donde se desarrolla la pugna entre israelíes y palestinos en la actualidad es, en los antiguos territorios de Canaán (la tierra prometida) conocido después por los romanos como Palestina; dos, la religión judía es la más antigua, seguida por el cristianismo y posteriormente por el islamismo (musulmán). Es decir, en ese escenario en conflicto permanecen supérstites hasta tres religiones que tienen su origen en el mismo Dios, Yahvé o Alá.

Tras sucesivas migraciones, en 1948 se constituyó el Estado de Israel en el antiguo territorio de Canaán y/o Palestina, bajo la égida de la ONU (Organización de Naciones Unidas), y, en 1988 también se organizó el Estado de Palestina cuyo territorio lo constituyen dos ámbitos separados, Cisjordania y la Franja de Gaza. Como dijimos líneas arriba, toda nación (Israel y Palestina) requieren de un territorio y de una organización jurídica – política que la administre garantizando paz y bienestar a sus ciudadanos. Los maximalismos de uno y otro lado deben extirparse y los ciudadanos de todo el mundo debemos contribuir para que así sea. Si todas las partes en conflicto creen en el mismo Dios y ese Dios es uno misericordioso, esa premisa es y debe ser posible.

Artículos relacionados

Mantente conectado

34,547FansMe gusta
279SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

ÚLTIMOS ARTÍCULOS