Tarapotoo

 

Se advirtió que hechos de esta naturaleza podían suscitarse pero César Villanueva se inmoló en acto público

Por: Lenin Quevedo Bardález

El presidente César Villanueva y el decano del Colegio de Notarios de San Martín, Enrique Cisneros Olano se sentaron, uno al lado del otro. Con rostro preocupado, a un lado del ex presidente de la Corte Superior de Justicia, Alfonso Chacón, se sentó Miguel Ajalcriña, quien guardaba de todos los detalles de la cita. Pero, la cosa desembocó en lo que todos suponían que debía suceder.
Villanueva, entró, sin que nadie lo obligue al cadalso, como diría alguien, escribiendo la crónica de una muerte anunciada. Desde el inicio, los dirigentes del FRECIDES presentes en el lugar, cuestionaron la firma, lanzando exclamaciones como “Villanueva traidor”, entre otros. La firma de este convenio entre los representantes del Gobierno Regional de San Martín y el Colegio de Notarios tiene un fin benéfico, qué duda cabe, pues se trata de apoyo a ningún costo por parte de los notarios para que las rondas campesinas y las juntas vecinales logren su formalización, pagando únicamente un monto muy bajo en las sedes de los Registros Públicos. Pero en la memoria reciente están las actitudes del notario Enrique Cisneros Olano, quien hizo todo lo posible para no tener competencia, lo que trajo como consecuencia dos paros y una movilización en la provincia de San Martín.
Mientras se firmaba este acuerdo, el griterío fue tremendo por parte de los dirigentes del FRECIDES lo que puso nerviosos a Villanueva y Cisneros, más aun cuando se anunció las palabras del notario, quien tuvo que abstenerse, mientras que Villanueva tuvo que dejar pasar unos minutos. No cabe duda, en el gobierno regional se tropiezan solos.