21.5 C
Tarapoto
lunes, mayo 27, 2024
spot_img

Infidelidad y lealtad a una mujer

de tinta y papel
Luis Ordóñez Sánchez
columnista

Luego del torbellino de dulzura, como para prolongar esta vida maravillosa, la pareja decide formalizarse mediante el matrimonio. No, no solo con el matrimonio civil, sino también con el religioso, porque este amor es tan grande, inigualable, que no se puede casar a medias; se casa bien, con todas las de la ley humana y Espiritual, o simplemente no se casa. Así es la promesa del varón para con la bella señorita.

La infidelidad es un tema, la lealtad es otro. Nadie en su sano juicio puede afirmar que la infidelidad es buena. De ninguna manera; pues, es una forma de traición a la pareja. Sin embargo, entendidos saben diferenciar entre la infidelidad y la lealtad; en el sentido que la infidelidad se refiere a un traspié efímero, pasajero, sin asumir ningún tipo de compromiso con la tercera persona. Es decir el infiel cae en infidelidad en cuerpo sin exponer en absoluto a la pareja. Cuando ya se traspasa esa barrera, de incluir de a pocos a la tercera persona en el seno familiar, allí es cuando la infidelidad se mezcla con la deslealtad y el pomposo matrimonio de ayer se diluye con facilidad, como un bloque de suspiro en la boca. Esta ruptura no fue prevista ni anunciada cuando el varón propone los dos matrimonios a la mujer. ¿Cómo puede convertirse ahora en amarga hiel lo que ayer fue dulce miel? ¿Tan fácilmente puede cambiar un varón?

Ayer la mujer fue la flor, la más bella del planeta, la futura madre ideal para los hijos; sin embargo, con la llegada espontánea de la tercera persona intrusa, la flor de ayer ahora está marchita, la más bella es la más fea (Gorda, con rollos, no se arregla como antes); no es una buena madre; no es buena esposa porque no lava los pies del santo esposo. En fin, los cientos de halagos de ayer, ahora se convirtieron en cientos de críticas. “Esta mujer no hace nada de bueno. Todo lo que hace es malo. No trata bien a los hijos…etc”. ¿Cómo la esposa podría cambiar, si antes era una maravilla, ahora es todo un desastre, así por sí, por la nada? ¿Puede un varón en su completo raciocinio, llenar de críticas a su esposa ante otras personas? ¿Por qué entonces, esas críticas no fueron anunciadas en el dulce noviazgo? ¿Ese es un comportamiento de un varón en sus completos cabales? ¿Una esposa no tiene derecho a molestarse cuando el esposo, que prometió fidelidad, le es infiel con otra mujer, con conocimiento de otras personas?

En todo caso, es de caballeros reconocer el error de estar cometiendo la infidelidad; pero, es de caballeros en sus completos cabales también, cortar en el acto y re enrumbar la vida familiar en paz, propendiendo la unidad, en base al amor de Dios, quien será El Guía y artífice permanente de la felicidad del hogar; pues, la familia necesita padres unidos en el amor, para brindar a los hijos, la seguridad que necesitan durante su formación.

No es raro escuchar a la madre y demás familiares del infiel, que el acto de infidelidad del hijo es por herencia, porque los abuelos hacían lo mismo. ¿Qué es lo quiere decir la madre del infiel cuando habla de esa manera? ¿Qué la infidelidad del hijo está bien? ¿Estará bien entonces cuando la esposa le es infiel a su hijo, bueno, porque las abuelas hacían lo propio? Si socialmente se acepta la infidelidad hasta cierto grado sin llegar a la deslealtad, se supone esta aceptación se refiere al varón y a la mujer, en iguales condiciones, o solamente al varón, o solamente a la mujer.

En realidad, ninguna infidelidad termina bien: Hay ruptura del hogar, dejando a los hijos sin uno o sin ninguno de los progenitores; hay huella imborrable de la pareja sometida, que quizá en algún momento aflore con actos similares de venganza. Hay varones, que acudiendo al nefasto machismo, limitan o no proporcionan nada de dinero a la esposa, para someterla a callar y aguantar la vejación moral, social.

La mujer debe ser libre, en igualdad de condiciones que el varón. Hombre que no aprovecha el sexto sentido de la mujer, en la conducción del hogar, es un completo tonto, un retrógrado, un ambiguo.

Artículos relacionados

Mantente conectado

34,547FansMe gusta
279SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

ÚLTIMOS ARTÍCULOS