25.9 C
Tarapoto
sábado, junio 15, 2024
spot_img

La Política del limón

Estábamos sentados en un restaurante marino, con Fercho y Lucho. Y de pronto vimos que el precio del tradicional ceviche de nuestra casera había aumentado. Todos sabíamos cual era el motivo, sin embargo, el más feliz y pícaro de todos hizo la anisada pregunta ¿Y porque tan caro?

La dueña, con una sonrisa y una mueca al mismo tiempo, respondió con su traviesa voz “Toda la culpa es del limón”.

Y es de esta manera como este cítrico, verde o amarillo, según sea su estado se había convertido en el centro del debate de nuestro almuerzo.

Se me vino a la mente como las familias peruanas han debatido, conversado, parlado sobre los limones, mientras – no solo – se sentaban a la mesa, sino iban a los mercados y se daban con los asombrosos precisos del costo del kilo de tan importante fruto.

Según tengo entendido, hay reportes en algunos mercados que han registrado el costo de 20 soles el kilo, otro ejemplo es que en Lambayeque el costo del saco llegó a 600 soles.

Entonces, como ninguno de los tres es nada político, comenzamos a analizar la Política del Limón a manera de continuar disfrutando el cevichito con causita que estaba en nuestras manos.

En cuanto al Perú, nos dimos cuenta que según el calendario de siembra y cosecha del MIDAGRI, es la región Piura quien ocupa 6 de cada 10 hectáreas, seguida de las regiones Lambayeque, Loreto y Tumbes con 7.9%, 7.5% y 6.7% respectivamente.

Cuando logramos entender cual era el territorio de producción (Ojo que ninguno es agrónomo, agrícola o afín) y relacionábamos que es justamente el norte quien viene siendo afectada por las intensas lluvias del fenómeno del Niño comprendíamos porque el 95% de la producción de limones cayó en este último tiempo. En este rubro se hacen necesarios los planes ante desastres y en el marco de la Emergencia por el impacto del fenómeno del Niño.

Revisamos un poco más en Google, y ya, en la mitad de la jornada alimenticia del cevichito de hoy, vimos que la humedad genera un tipo de plaga que afecta la cadena productiva del limón, sumado a los precios elevados de los fertilizantes han generado todo un contexto difícil para el sector en referencia.

Ha habido muchos que han salido a comentar sobre la posibilidad de productos alternativos como limón tahití, pavita. En mi experiencia la cidra me resultó bastante parecida y con un sabor agradable cuando faltaban limones en la chacra de mi abuelo Saúl Montilla de Shupishiña.

No les recomendaría el limón chino, aquel frutito menudo, que cogíamos y comíamos con bastante sal hasta tener una sensación de adormecimiento en las dentaduras. Ney, Robin y Alán, entrañables amigos del mercadillo de Tarapoto, pueden dar fe de lo que estoy diciendo.

Con toda esta narrativa de sucesos, podemos ir viendo uno a uno la política del Limón como si fuese cualquier otro fruto en nuestra nación. Es decir, tener claro las variables del territorio, contar con planes ante emergencias, ¿Cómo están las defensas ribereñas? o el encauce de las aguas desde las cabeceras.

Se observa la necesidad de contar con asistencia técnica y tener una alternativa a la variable fertilizantes, entre otras cosas más que pueden hacer de nuestros productos, frutos competitivos para el mercado nacional e internacional.

¡Se acabó el ceviche, hasta otra oportunidad!

Artículos relacionados

Mantente conectado

34,547FansMe gusta
279SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

ÚLTIMOS ARTÍCULOS