34.8 C
Tarapoto
lunes, junio 24, 2024
spot_img

Los primeros minutos en la vida de un niño

El nacimiento de un niño implica aspectos trascendentales que no sólo afectan al bebé, sino también a los padres.

Cuando una mamá «da a luz», no sólo ocurren fenómenos fisiológicos en ella y en su hijo, sino también la familia recibe un impacto desde el punto de vista social, moral, económico.

Lo que usualmente se constituye como un evento de felicidad, puede verse súbitamente interrumpido por un trastorno del proceso de nacimiento en la madre o el niño antes o durante el alumbramiento y aquellas expectativas de un niño sano y vigoroso, en ocasiones, se ven ensombrecidas por un nacimiento con problemas que pone en peligro la vida o el pronóstico neurológico del recién nacido y que en la mayoría de las ocasiones no se esperaba que ocurriera.

El nacimiento de un bebé normal o de «término» ocurre de manera fisiológica cuando el embarazo llega entre el inicio y el final de los 9 meses que corresponden de 37 a 42 semanas de gestación.

El organismo de la madre se va preparando para el alumbramiento, al mismo tiempo, el bebé (feto) dentro del útero también se prepara para el tiempo en que las contracciones de la madre le den la llamada de alerta de que próximamente verá la «luz».

¿QUÉ CAMBIOS REALIZA EL FETO CERCA AL NACIMIENTO?

En primer lugar, debe haber logrado una maduración de sus órganos que le permita vivir de manera independiente sin la necesidad de la placenta y sólo con los cuidados de su madre.

En segundo lugar, debe haber almacenado suficiente energía en su cuerpo para soportar el trabajo de parto que implica verse sometido a periodos de presión física en cada contracción con disminución del aporte de sangre y de oxígeno que cada vez se van haciendo más frecuente.

En tercer lugar, debe preparar sus pulmones para que puedan eliminar el líquido pulmonar que normalmente se encuentra en su interior, y éste sea sustituido por aire que introducirá con sus 2 a 4 primeras respiraciones.

Estas adaptaciones ocurren de manera dinámica y en la mayoría de los nacimientos pasan sin problema alguno, y junto con una adecuada atención médica permiten llenar de júbilo a los padres cuando se enteran que «fue niño» o «fue niña» y todo se encuentra bien, sin saber a ciencia cierta todas las «peripecias» que pasó su hijo antes de nacer.

¿CÓMO SABE EL MÉDICO QUE EL TRABAJO DE PARTO OCURRE SIN PROBLEMA?

Cuando existe alguna circunstancia que altera el proceso normal de nacimiento, ya sea porque se reduce el aporte de sangre de la placenta al feto o porque disminuye un aporte de oxígeno o ambas circunstancias a la vez (fenómeno llamado asfixia), la manifestación final en el bebé son cambios en la frecuencia del latido del corazón, por lo tanto, al estar verificando la frecuencia cardiaca fetal, el médico logra determinar la evolución adecuada del nacimiento.

Existen otros medios por los cuales los médicos pueden detectar problemas en el desarrollo normal del nacimiento: con ultrasonido, análisis químico del líquido amniótico o de la sangre de la mamá; sin embargo, estos métodos no son 100% confiables y por otro lado no siempre están disponibles en todas las instituciones.

Otro fenómeno que puede suceder en caso de que ocurra una disminución de oxígeno al feto, consiste en que expulse el contenido de su intestino al relajarse el esfínter del ano por la falta de oxígeno, y esta sustancia llamada meconio, se mezcle con el líquido amniótico y lo tiña de color verde claro al verde «con apariencia de puré de arvejas», cuyo problema estriba en que durante el nacimiento lo puede aspirar el niño y desarrollar un problema pulmonar severo llamado «síndrome de aspiración de meconio» que puede poner en peligro su vida.

Al romperse la «bolsa» o «fuente» (membranas amnióticas) en presencia de meconio, el médico observaría la salida de este líquido verdoso y, por lo tanto, podrá establecer medidas adecuadas para disminuir o evitar el síndrome de aspiración.

¿CÓMO SABE EL MÉDICO SI EL BEBÉ TIENE ALGÚN PROBLEMA POR LOS EFECTOS DE LA BAJA DE OXÍGENO O SANGRE DURANTE EL NACIMIENTO?

Al nacer un bebé, el médico toma en cuenta tres signos que incluyen la presencia o ausencia de respiración, una frecuencia cardiaca adecuada y una coloración sonrosada de la piel para decidir si ese neonato está naciendo en condiciones adecuadas.

Si alguno o varios de estos signos se encuentran alterados, existe una bien definida secuencia de acciones que hay que tomar para «reanimar» al bebé, es decir, normalizar sus signos vitales, entre las que se incluyen secar la piel, darle calor, proporcionarle oxígeno, ayudarlo a respirar o hasta casos extremos (muy ocasionales) tener que proporcionarle masaje cardiaco o administrarle medicamentos.
¿QUÉ SIGNIFICA ENTONCES LA «CALIFICACIÓN AL NACER» O APGAR QUE EL MÉDICO REALIZA EN EL BEBÉ?

La «calificación» o mejor dicho la Valoración de Apgar es una prueba que valora al minuto y a los cinco minutos de vida de un niño si tiene de manera correcta la frecuencia cardiaca, la respiración la coloración de la piel, si los reflejos son adecuados y si la respuesta a estímulos es buena, de esta manera la calificación refleja el estado en que se encontró un recién nacido en ese momento.

Se considera normal un puntaje igual o mayor de 7.

Se clasifica como neonato moderadamente deprimido si la valoración Apgar es de 4 a 6 y severamente deprimido si la valoración es de 0 a 3.

Es muy difícil que un niño tenga calificación de 10 ya que todos tienen coloración azulosa (cianótica) en las manos y en los pies y por tanto les resta un punto, de tal suerte que lo máximo normal sería 9.

Si un neonato tiene calificación baja al minuto de vida y le aumenta a los cinco minutos significa que su condición fisiológica mejoró y por tanto su pronóstico es mejor; asimismo, si su calificación al minuto es baja y persiste baja a los 5 minutos significa que la asfixia fue importante y está repercutiendo transitoriamente en el niño y por tanto necesitará de vigilancia médica especial inmediata.

HÉCTOR PEREDA SERNA – PEDIATRA

Consultorio: Jr. Independencia Cuadra 7 (Zaragoza) Moyobamba
Atención:    lunes a viernes:  mañanas:   de 9:30 am. a 12:30 pm.
tardes:        de 4 pm a 7 pm.
WHATSAPP: 999 962 366
Fanpage: Dr. Héctor Pereda Serna – Pediatra
CELULAR PARA CITAS: 933 839 979

Artículos relacionados

Mantente conectado

34,571FansMe gusta
310SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

ÚLTIMOS ARTÍCULOS