30.8 C
Tarapoto
martes, abril 16, 2024

El sueño en los niños

Tema de consulta muy frecuente de muchos padres y que, a veces, no tiene una respuesta adecuada.

El sueño es un proceso evolutivo.

Todo niño sano, aunque al principio presente despertares frecuentes o algún problema a la hora de acostarse, va a dormir correctamente algún día.

El sueño va ligado al desarrollo del ser humano, por tanto, siempre cambia, se va modificando conforme el ser humano nace, crece y envejece.

Los bebes en estado fetal, sobre todo en el tercer trimestre de gestación, ya presentan momentos de vigilia seguidos de momentos de inactividad, muy semejantes a las fases del sueño que tienen los recién nacidos.

Este sueño fetal es independiente del sueño de la madre.

CÓMO ENSEÑAR A LOS PEQUEÑOS A DESCANSAR BIEN

El insomnio infantil tiene su origen (98% de los casos) en un hábito mal adquirido.

El 70% de los niños aprende a dormir con pocas rutinas, como ponerle en la cuna, decirle buenas noches, entre otros buenos hábitos.

Pero hay un 30% que no lo logra.

Son niños normales, pero su reloj biológico madura con más lentitud.

Para poner fin a esas numerosas noches en vela, la mejor receta son buenos hábitos de sueño.

Con algunas pautas sencillas se puede lograr que nuestros hijos duerman de un tirón desde el primer día.

CÓMO CREAR EL HÁBITO DEL SUEÑO CUANDO AÚN SON BEBÉS

  • Los pocos momentos en que no esté durmiendo, no deje al bebé en la cuna.

Cójale, juegue con él, mímelo para que asocie que cuna es igual a hora de dormir.

  • Cuando sea de noche, ponga su habitación a oscuras y procure que esté lo más aislada posible del ruido.

En cambio, para dormir la siesta, deje algo de claridad y permita que lleguen hasta él los sonidos de la casa.

  • Acuéstele en el cochecito para las siestas, y dele las tomas diurnas en la sala o comedor.

Asociará el cochecito y el salón con el día, y la cuna y el dormitorio con la noche.

RITUAL NOCTURNO

  • Cíñase a un horario para dormir al bebé.

Lo más recomendable es que lo acueste entre las 20:00 y las 20:30 horas en invierno, y entre las 20:30 y las 21:00 horas en verano.

Está demostrado que ésa es la hora en que el sueño aparece con mayor facilidad.

  • Cree una rutina previa al momento de acostarse por la noche.

No olvide que para un bebé repetición es igual a seguridad.

  • No le duerma en sus brazos.

Acuéstelo aun despierto y salga del cuarto antes de que se duerma.

Si llora, acuda a su lado para calmarle, sin sacarle de la cuna.

Márchese de nuevo y repita las visitas tantas veces como sea preciso, hasta que se duerma.

  • Es bueno que tenga junto a él su animalito de peluche, su juguete preferido o su almohada.

Se sentirá más acompañado y descubrirá que permanecen con él cuando se despierte por la noche.

BUENOS HÁBITOS PARA UN SUEÑO REPARADOR

  • A partir de los 6-7 meses su bebé debería ser capaz de acostarse sin llorar y con alegría, conciliar el sueño por sí mismo, dormir entre once y doce horas de un tirón y hacerlo en su cuna y sin luz.
  • Cuando su hijo ya ha dejado de ser un bebé, haga que utilice la cama sólo para dormir, no deje que juegue o vea la tele en ella.
  • Cuanto más ordenados sean los hábitos de sueño familiares, más fácil le resultará que el niño adopte esas mismas costumbres.
  • A la hora de ir a dormir, muéstrese dulce pero inflexible. No ceda ante posibles “chantajes”.

HORAS DE SUEÑO: LAS NECESARIAS, NI MÁS NI MENOS

  • No todos los niños necesitan las mismas horas de sueño.

Valore si su hijo duerme suficiente o no a partir de algunos indicadores como son: cansancio, dolores de cabeza, irritabilidad o agresividad, ganas de dormir en horas no establecidas, etc.

  • Cuando es un bebé, no le despierte, aunque lleve durmiendo mucho tiempo (ni siquiera para comer, salvo que su peso no sea el adecuado para su edad), lo cual le indicará su pediatra en su control de crecimiento.

No se le debe despertar por dos motivos: porque durante el sueño segrega la hormona del crecimiento, imprescindible para que éste no se detenga; y porque mientras duerme, ahorra energías, que quedan a disposición de un mejor desarrollo.

HÁBITOS INCORRECTOS PARA DORMIRLOS

Bebés. No hay que abusar de la costumbre de mecerlos en brazos o en la cuna, darles la mano, pasearlos en el cochecito, dejarles hasta que caigan rendidos, ponerlos en la cama de los padres, darles un biberón o amamantarlos, ponerles música.

¿Por qué?: porque si se despiertan durante la noche, que lo harán, los bebés esperan que la situación sea la misma que cuando se quedaron dormidos.

Es decir, si asocian el dormir con estar en brazos de sus padres, esperan seguir estándolo; si se durmieron mamando, buscarán el pecho; si lo hicieron escuchando música, esperarán oírla…

Mayorcitos. Que lo hagan frente al televisor, que duerman siempre en la habitación de los padres, meterse con ellos a su cama, contarles cuentos durante horas, mantenerles despiertos hasta que se caigan de sueño…

Hasta la próxima semana.

Pueden sugerir temas a tratar a través del WHATSAPP 9999 6 2366

Dr. HÉCTOR PEREDA SERNA – PEDIATRA

Consultorio: Jr. Independencia Cuadra 7 (Zaragoza) Moyobamba
Atención:    lunes a viernes:  mañanas:   de 9:30 am. a 12:30 pm.
tardes:        de 4 pm a 7 pm.
WHATSAPP: 999 962 366
Fanpage: Dr. Héctor Pereda Serna – Pediatra
CELULAR PARA CITAS: 933 839 979

Artículos relacionados

Mantente Conectado

34,534FansMe gusta
261SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

Últimos artículos