Hasta hace poco, se tomaba que la responsabilidad de las empresas era únicamente generar utilidades

Por: Beto Cabrera Marina

Además de generar utilidades para sus accionistas, la empresa debe tomar en cuenta que sus actividades afectan, positiva o negativamente, la calidad de vida de sus empleados y de las comunidades, sean estas rurales o urbanas en las que realiza sus operaciones.

Como consecuencia, un número creciente de empresas perciben que la responsabilidad social es un tema que no está restringido solamente a las acciones sociales o ambientales desarrolladas por la organización en la comunidad, sino que implica también el diálogo, buenas prácticas y la interacción con los diversos públicos relacionados con la empresa.

Para que la empresa, sea cual fuere su actividad, debe actuar con responsabilidad social, desde una perspectiva sistémica y amplia, es necesario que ese concepto sea incorporado a sus procesos de gestión y, por lo tanto, que pase a formar parte integral de sus estrategias de negocio y de su sistema de planeación interna.

Aunque la Responsabilidad Social Empresarial es inherente a la empresa, recientemente se ha convertido en una nueva forma de gestión y de hacer negocios, en la cual la empresa se ocupa de que sus operaciones sean sustentables en lo económico, lo social y lo ambiental, reconociendo los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona y buscando la preservación del medio ambiente y la sustentabilidad de las generaciones futuras.

En tal sentido, es una visión de negocios que integra el respeto por las personas, los valores éticos, la comunidad y el medioambiente con la gestión misma de la empresa, independientemente de los productos o servicios que ésta ofrece, del sector al que pertenece, de su tamaño o nacionalidad.

Cuando una empresa no se cumple la responsabilidad social, va en deterioro del valor reputacional, empeoramiento de la posición competitiva, disminución de la capacidad de generar ingresos o multas y sanciones son algunos de los impactos que pueden dañar la imagen y reputación de sus accionistas y los propios trabajadores en la toma de decisiones

La Responsabilidad Social se refiere a la acción voluntaria de las empresas en el desarrollo de la comunidad, así como en cuestiones sociales, medioambientales y económicas, normalmente sin relación con sus actividades principales, acciones elementales para que una empresa moderna, socialmente, ambiental, rentable y responsable sea tomada en cuenta como tal. Estamos a tiempo de repensar, bienvenida la inversión a San Martin, pero con responsabilidad, estamos a tiempo de mitigar, corregir y tener  empatía con medio ambiente y la comunidad.