19.2 C
Tarapoto
jueves, julio 18, 2024
spot_img

PEDRO CASTILLO, AUN CON LA TORMENTA DE LA MAFIA SE MANTIENE FIRME

La corrupción ya no aguanta y se desespera por volver a sus vómitos.  

Llegamos ya al punto de quiebre donde los peruanos estamos pagando las consecuencias de no saber elegir, no en estas últimas elecciones presidenciales, regionales y municipales, pues esta acefalía de liderazgo moral es producto de lo que venimos sufriendo toda una vida republicana de manera general y más de 40 años de manera particular.  

Las responsables generaciones están ya al umbral y descenso en esta vida terrenal; y estamos pagando cada vez más las ambiciones de los dueños de los grupos políticos; estamos pagando el nulo interés de no importarnos los antecedentes negativos de los elegidos.  

Pagamos estas consecuencias porque los poderes ejecutivo y legislativo son independientes; pagamos dolorosamente estas consecuencias porque el poder judicial está condicionada y dependiente a los poderes de un jefe de Estado y a los poderes de los congresistas.  

Un Tribunal Constitucional que es elegido por el Congreso y los jueces y tribunos piensan que les hicieron un gran favor al ponerlos en el TC, entonces éstos empiezan a pagar favor a diestra y siniestra, por ello Keiko Fujimori está libre, por ello Humala y Toledo están libres, por ello supuestamente se mató Alan García.  

En fin, por ello Hinostroza se pasea por el mundo porque los jueces que veían su caso de extradición desde España, nada más le estaban pagando favores que era el jefe “hermanito” de los cuellos blancos, que en absoluto ya no se dice nada y la prensa costeña hace ratos guardó silencio sepulcral y cómplice sobre este mafioso corrido de la justicia.  

EL PERÚ SERÍA POTENCIA, LA MAFIA QUE PRETENDE VOLVER, LO MATÓ  

Si los que gobernaron hace más de 40 décadas y nunca pensaron que el Perú podría haber llegado a ser una gran potencia, porque recursos como el caucho teníamos de sobra y que éste fue desplazada por otros recursos naturales como el cobre y el oro, donde todos los exploradores eran y siguen siendo magnates extranjeros y toda la riqueza exploratoria se iba afuera y casi nada quedaba para el fisco, es decir el pueblo peruano seguía sentado en su banco de oro, sin tener la competencia y el privilegio de usarlo, pero los gobernantes que permitían estos saqueos se llenaban cada vez más sus cuentas millonarias en el extranjero.  

Si nos aferramos al dicho: “mal con él, peor sin él”. En esto podría caer el país si el afán pasional del Congreso de seguir intentando vacar al presidente Pedro Castillo, atizada por los dichos de una fiscal, seriamente comprometida por la corrupción y abuso de poder, llegando a retirar del cargo a una fiscal que venía investigando a su hermana también fiscal y que es acusada por supuesta deliberación de narcotraficantes.  

Con este repertorio de hechos característica propia de los que siempre nos gobernaron y que es característica propia también de los que manejan las leyes y que a la hora de las decisiones la ley en el país siempre favorece a los que tienen el poder de comprar la justicia a costo de la pobreza de todo el país.  

De estas características sería los que remplazarían al actual jefe de Estado, y el supuesto remedio sería peor que la herida y el país una vez más estaría cayendo en manos de los que siempre estuvo, es decir en las manos delincuenciales, criminales y ladrones de los recursos del Estado, que para mentir al pueblo como la pura oratoria vacía de un Alan García, son tan expertos que podrían y son capaces de prometer y convencer, sabiendo muy bien que una gran parte del pueblo se contenta recibiendo muchas veces grandes migajas como lo hacía Fujimori, únicamente para adormecer y confundir al pueblo recibiendo los votos, y con ello recibiendo la facultad de tumbarse al país a pedazos sin que la mayoría de ciudadanos nos demos cuenta.  

Por ello el Perú no tiene una ruta de avance en política de desarrollo a favor de los pueblos más arrinconados del país, y si Pedro Castillo está en esta ruta de reivindicación, y dentro de esto por situaciones fuera de su control, se metieron lobos en su gestión, lo mismo sucedió en todas las gestiones presidenciales anteriores, pero, Castillo como no es de la santa devoción, lo quieren ver de lo peor.  

Pero, adoraron a las gestiones ´podridas anteriores porque comían de la misma putrefacción que desesperadamente lo echan de menos.  

Artículos relacionados

Mantente conectado

34,573FansMe gusta
325SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

ÚLTIMOS ARTÍCULOS