22.4 C
Tarapoto
jueves, diciembre 1, 2022

Perú sin igualdad económica y con exigencias muchas

En países subdesarrollados como el nuestro, siempre se dijo que los que están con el poder del Estado no quieren que las clases sociales reciban una educación de calidad, porque temen que un pueblo bien educado, es un pueblo que no se deja explotar, que no se deja humillar.

El Perú es una generación de grandes pensadores con propuestas revolucionarias. Pero no somos el país con grandes pensadores políticos que sepan convertir las propuestas revolucionarias en reformas radicales de cambio.

José Carlos Mariátegui, analizó el país desde adentro, sintiendo y viviendo las grandes heridas internas que sufre el Perú. El país sufre la desigualdad económica de sus ciudadanos. Que el presidente Vizcarra diga que encontró la caja fiscal vacía, y que por esto se decidió como fórmula mágica de ingreso a las arcas del Estado, comprometiéndole al pueblo para que pague más de lo que viene pagando en impuestos, en compras y en tantos otros gastos, fue el facilismo más inmaduro e incapaz, y producto de esa inmadurez e incapacidad, en pocos días que está bajo el timón del Estado, a Vizcarra, ya se le fueron dos ministros: el de economía y producción.

El primero, porque pensó que el país es un club de amigos, que si este club no tiene más recursos y está en una crisis de liquidez, la mejor salida es presionar y ajustar a los socios. Digamos que esta lógica utópica fuera cierta, qué de los demás socios: ministros que ganan más de 30 mil soles al mes; qué de los congresistas que ganan más de 25 mil soles al mes; qué de las muchas universidades privadas del país, exoneradas de impuesto, cuyos rectores ganan cerca los 40 mil soles al mes y cuyos dueños de estas universidades privadas, cada año amasan más y más fortuna; qué de los gerentes de grandes empresas públicas y privadas del país, ganando sueldos millonarios en medio de tanta miseria; qué de las grandes empresas monopólicas nacionales y transnacionales, que el Estado no les presionan para nada a pagar los cuantiosos millones que le deben al Estado.

Existiendo todas estas desigualdades llenas de tanta injusticia, se le ocurrió a un “brillante” ahora ex ministro de economía, David Tuesta, darle todo el peso al pueblo, a pagar más de lo que viene pagando, sinceramente esto es como darle una bofetada iracunda y salvaje al pueblo, y lo catastrófico se dibuja más agónico aún, cuando no tenemos hasta hoy, gobernante que ponga fin a esta crónica miserable de jefes de Estado, jefes de gobernaciones y demás funcionarios.

Y qué del otro “brillante” ex ministro de la producción, por el destape que le hizo PANORAMA, se vio obligado a renunciar. Como máximo funcionario de la cartera que ofrezca trabajo a dirigentes de pesquería para no irse a una huelga, es otro cáncer cuya corrupción sigue minando a funcionarios e instituciones del país.

Aquí dice mucho también el perfil del dirigente que sin importar la lucha y problemas de su sector, intenta negociar para mal con los funcionarios cachupines del Estado.

Con el sector magisterial de los maestros estos tipos de negociados ya no son nuevos. Por ello en el país renace un nuevo frente magisterial de todas las bases regionales que lidera Pedro Castillo, que de no haber respuesta favorable a las exigencias del sindicato de los maestros, las bases regionales de maestros ya decidieron ir a una huelga nacional indefinida el 18 de junio. No creo que los negociados sigan dándose en el sector de los maestros. El dirigente debe ser dirigente en el aula y fuera del aula; debe ser maestro en el aula y fuera del aula. Con este perfil, ningún dirigente osaría negociar a espaldas de sus bases regionales.

Las heridas que tiene nuestro país, recién se va a cicatrizar, cuando pagan más los que ganan más (toda la retahíla de funcionarios y empresas que mencioné); cuando tengamos jefes de Estado y funcionarios de gobierno libres del descarado latrocinio y corrupción; cuando se exige a pagar impuestos a todos sin excepción de ninguna clase social o empresarial; cuando el ciudadano deje la pasión partidista electorera, eligiendo a cualquiera, menos a gente proba; eligiendo a soñadores del sector público, que piensan que ahí está la varita mágica para salir de la pobreza.

 

Artículos relacionados

Mantente Conectado

33,696FansMe gusta
55SeguidoresSeguir
1,855SeguidoresSeguir

Últimos artículos