martes, agosto 9, 2022

Irlanda, Estados Unidos, Alemania y la papa peruana

voces del mundo
Wilter Pérez Barrera
columnista

En 1853 en la ciudad alemana de Offenburg se erigía una estatua del gran explorador Sir Francis Drake. La estatua presentaba al explorador Inglés en la tradicional postura de visionario. En la mano izquierda, la estatua sostenía una planta de papa, mientras que la placa en la base de la estatua pregonaba, “Sir Francis Drake diseminador de la papa en Europa en el Año de Nuestro Señor 1586. Millones de personas que cultivan la tierra bendicen su nombre imperecedero.” Después de la temida ola de xenofobia, anti-semistmo y violencia en contra de los judíos que encontró su zenith en la infame Kristallnacht (1939), los Nazis destruyeron la estatua. Como escribe, Charles C. Mann, en el Smithsonian Magazine, “la estatua no era un atentado en contra del arte, sino en contra de la historia: Porque es más que seguro que Drake no introdujo la papa a Europa…El crédito le pertenece a los pobladores de los Andes de Perú y Bolivia quienes la domesticaron miles de años antes que Francisco Pizarro la descubra en 1532.”

En una de esos tantos eventos aparentemente insignificantes en un principio, en 1560 una galera española que se dirigía del Nuevo Mundo a Europa llevaba entre otras cosas papas–las mismas que iban a cambiar por siempre la historia de la humanidad tanto en Irlanda, Alemania y EEUU. De alguna manera, afirma el historiador William H. McNeill, quizás a través de los largos viajes de pescadores Bascos y Españoles de España a la Isla de Terranova, la papa llegó a Irlanda. En 1650, las tropas de Oliver Cromwell, el fanático religioso y líder Inglés, conquistaron Irlanda. Cromwell vehementemente promovió una política de apartheid, lo que causó el éxodo masivo de irlandeses hacia el campo. Esa migración masiva hizo que los irlandeses adoptaran a la papa como cultivo principal. Durante los próximos doscientos años (siglos XVII y XIX), los irlandeses desarrollaron una dependencia absoluta del cultivo de la papa, lo que es importante porque en 1840 todos los cultivos de papa en Europa contrajeron una plaga que destruyó todos los cultivos y lo que desencadeno la infame Gran Hambruna irlandesa de la papa. Se estima que más de un millón de personas murieron en Irlanda a consecuencia de dicha hambruna. En 1850 por lo menos un millón de hombres y mujeres huyeron de Irlanda a Estados Unidos, Canadá, y Australia a causa de la hambruna–de esa manera la composición étnica de las ciudades de la costa Este de Estados Unidos se alteró permanentemente. Ciudades de esta parte de Estados Unidos, que habían sido establecidas y gobernadas por sectas evangélicas (Congregacionalistas), de pronto se vieron invadidas por una horda de irlandeses pobres, desesperados y Católicos.

Fue durante esta época que sentimientos de anti-inmigración y Nativismo surgieron en los EEUU. Partidos políticos xenofóbicos aparecieron en todo el país animados y promoviendo un solo objetivo: oposición a la inmigración irlandesa. Por muchos años, los ejércitos que marchaban de un lugar a otro solían saquear los cultivos de los campesinos para aprovisionarse de comida durante las largas guerras. Durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), el teatro de acciones principal fue Alemania y todos los ejércitos involucrados (Francia, Suecia, Polonia, Austria) solían saquear la comida y bebida de los campesinos alemanes. Esto causó la muerte de más de un tercio de la población alemana debido a la hambruna a causa de los despiadados saqueos.

Durante la mitad del siglo XVIII, Federico El Grande de Prusia introdujo las papas a la agricultura alemana, sobre todo porque había notado que estas plantas exóticas eran inmunes a los saqueos de los ejércitos en marcha, puesto que los campesinos solían cosecharlas en pequeñas cantidades dado que estas tienden a descomponerse muy rápidamente. Es decir, al saquear a los campesinos, los ejércitos dejaban intactos las plantaciones de papas en el campo, lo que evito que los pobres campesinos mueran de hambre. Por tanto, las papas son la principal razón por la que los prusianos sobrevivieron prácticamente ilesos de la Guerra de los Siete Años en 1756.

Sin la papa es muy probable que Prusia hubiera perdido las constantes invasiones extranjeras entre 1750 a 1769, y, por ende, Prusia no habría jugado un rol decisivo en la unificación alemana cien años después. Una Alemania liderada por Austria y no por la tradicionalmente militarista Prusia habría jugado un rol completamente en los acontecimientos históricos. Por ejemplo, el poder de Prusia creció abismalmente gracias a sus victorias en la Guerra de los Siete Anos y una de las causas principales de la Primera Guerra Mundial fue a causa de los territorios adquiridos por Prusia en la Guerra Franco-Prusiana–la cual no habría sido victoriosa para Prusia sino hubiera ganado, gracias a la papa, la guerra de los Siete Años. Sin la Primera Guerra Mundial no habría habido la bomba atómica en 1945 y no Guerra Fría entre Rusia y Estados Unidos–y todo esto gracias o a causa de la papa.

En el Perú existen más de 4,000 variedades de papas. La próxima vez que compres una salchi-papa, una causa, etc. recuerda que ese humilde tubérculo, alguna vez, cambió el rumbo de la historia para siempre.

Artículos relacionados

Mantente conectado

33,231FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,829SeguidoresSeguir

últimos artículos