martes, agosto 9, 2022

Un congreso mundial para el talento de los niños

voces de la cultura
Christian Marquina Alván
casadelaculturatarapoto@yahoo.es

En estos tiempos siempre álgidos que vive nuestra atribulada humanidad es reconfortante saber que cada vez más personas toman la iniciativa y construyen con su esfuerzo las bases para lograr lo más pronto posible una sociedad mundial más sabia, comprensiva, sanamente integrada al medio ambiente, con un espíritu amplio, fuerte y con profundo sentido de fraternidad universal en el descubrimiento del hombre y mujer trascendentales.
¿Utopía? No lo creo. Más bien diría yo: IDEAL. Por lo demás podría decir que las mejores realizaciones materiales, culturales y espirituales de nuestra humanidad actual alguna vez fueron calificadas de “utopía” por algunas mentes negativas que nunca faltan.
Para la conquista de estos altos ideales humanistas es preciso observar el más atento cuidado a las generaciones nuevas que cada día vienen naciendo y en especial a aquellos que han sido más descuidados por la limitada visión educativa de los gobernantes: LOS NIÑOS SUPERDOTADOS o con habilidades superiores a lo “normal”. De hecho, en esta nueva Era calificada como la “Era del Saber” estos niños –lo ha señalado ya el ilustre Dr. David Juan Ferriz Olivares- nacerán en cada vez mayor porcentaje dentro de la población general mundial.
Bien decía él: “La redención del niño no está solamente en la sola protección de los niños inválidos, desamparados, sino en el despertar de la niñez inteligente a su propio talento para construcción de la Edad de Oro esperada.”
Y esto porque en general la tendencia ha sido dirigir predominantemente la atención a los niños llamados “con habilidades diferentes” (niños “Down”, “autistas”, con déficit de atención, etc.) tal vez por la fuerte carga emocional de compasión que inspiran estos niños. Sin embargo los niños superdotados pasan fuertes experiencias de incomprensión por parte de sus compañeros, profesores y hasta padres encontrándose desamparados emocionalmente y desatendidos en un estado de soledad existencial que muchas veces los lleva a tristes experiencias de frustración en su pleno desarrollo integral.
En este punto es importante recordar la diferencia entre talento y superdotación: “No entendemos “talento” como sinónimo de “superdotación”. El talento se muestra cuando el ser humano encuentra la vía para unir su potencial con las necesidades de los demás, con la sociedad y el mundo que le rodea…Un niño puede ser superdotado y no talentoso si no tiene la posibilidad o la voluntad de querer dar un sentido de trascendencia social a dicha capacidad.”
Como bien lo señalan los Maestros Hon. S. Ch. Contadora María Nilda Cerf Arbulú y Hon. S. Ch. Matemático José Miguel Esborronda Andrade: “Hay necesidad de atender a los niños superdotados porque una gran parte, puede quedar en las frustraciones propias de la incomprensión que inclusive sus padres llegan a tener de ellos. Pueden estar dirigidos hacia la delincuencia, o bien a sufrir un destino, en el hombre y en la mujer, irreflexivo, más allá de lo normal en el campo de los peligros de la vida humana. Impulsados por su inteligencia, un poco más o mucho más destacada que el común, entonces se dirigen hacia destinos, algunas veces dramáticos, y que lamentablemente coinciden con la circunstancia de que en su niñez, en su adolescencia, su talento fue circunstancialmente operante hacia un medio destructivo para él.”
“Una segunda alternativa de lo más importante: encontramos que de esos tipos de inteligencia resultan los conductores de la humanidad, en un porcentaje mucho menor. Entonces diríamos que, por ambos motivos, se hace necesario tomar en cuenta el descubrimiento de los talentos, de las destrezas, de las habilidades en los niños precoces.”
Sin embargo esta visión de atender al niño superdotado no significa que lleguemos a una concepción EXCLUSIVISTA del talento ni de la atención a los niños “normales”:
“La percepción de que el talento es excluyente proviene de la visión unidimensional dela inteligencia así como del uso inadecuado del término en algunas prácticas educativas. El principio del niño talentoso –propugnado por la Fundación ELIC-Escuelas Libres de Investigación Científica para niños, dice: “Todo niño con talento natural destacado tiene derecho a ser atendido educativamente con métodos y Formación-Aprendizaje, que le permitan el mayor desarrollo correspondiente a sus actitudes y destrezas”. Al respecto, también aclaramos que la Fundación ELIC no asume que unos niños tengan talento natural y otros no. Pensamos que todo ser humano, al nacer, tiene cualidades y sensibilidad social, lo que crea un potencial de talento. Dicho potencial se desarrolla en diversas formas según condiciones y factores múltiples y que no están orientados conscientemente en muchos casos para desarrollar dicho potencial…Así, consideramos que todo niño o niña tiene talento natural pero en unos casos se destaca y en otros no debido a los factores múltiples  ya mencionados y también a la mayor o menor sensibilidad o capacidad de la sociedad y del sistema educativo para detectar dicho talento natural.”
Estas vivencias serán compartidas una vez más con la realización -en su SEPTIMA versión- del CONGRESO MUNDIAL PARA EL TALENTO DE LA NIÑEZ (ver. www.elicnet.org) del 09 al 13 de octubre de este año en Bucaramanga-Colombia y en el que también participarán una vez más los niños talento de nuestra Filial TARAPOTO de la ELIC y de la CASA de la CULTURA Dr. David Juan Ferriz Olivares, representando culturalmente a San Martín.

Artículos relacionados

Mantente conectado

33,231FansMe gusta
3SeguidoresSeguir
1,829SeguidoresSeguir

últimos artículos