23.8 C
Tarapoto
domingo, marzo 3, 2024

Villanueva quiere encarnar a Barrantes de la mano de Belaúnde

01

Cuando Villanueva se reúne con organizaciones progresistas y de izquierda y cuando plantea una plataforma regional expresada en sus sueños de una gran coalición de centro izquierda, da la impresión que busca reeditar Izquierda Unida-IU, o para ser más objetivos, llenar el espacio dejado por el popular ‘frijolito’, o sea reencarnarlo.

Pero cuando dice que busca ser candidato por Acción Popular-AP, incluido Unión por el Perú-UPP, nos empuja a la idea que está buscando ir de la mano de la figura del Arq. Fernando Belaunde Terry.

Que Villanueva busque en este momento de la campaña colgarse de la imagen, trascendencia y prestigio de dos ilustres peruanos no es del todo una mala táctica, en el caso de AP le garantizaría un vientre de alquiler y de parte de los grupos de izquierda muchos activistas dispuestos a hacer campaña sin horario y a brazo abierto.

Otro punto beneficioso es, que tanto Barrantes como Belaunde no son catalogados ni recordados como políticos corruptos, lo que le permitiría marcar distancia de los tres candidatos que encabezaban las encuestas, que paradójicamente, también encabezan las encuestas en ser percibidos como corruptos, Alan y Keiko en mayor medida que PPK.

Sin embargo, como toda apuesta tiene su sacrificio, en este caso lo constituye la pequeñez, desde el punto de vista orgánico y representativo de AP y los grupos de izquierda con los que está en conversaciones; si estos estuvieran en mejor posicionamiento no estarían conversando con un candidato sin organización política y con poca presencia nacional, que incluso no aparece en ninguna encuesta.

La declaración textual de Villanueva a Andina: “A fines de agosto decidimos con quiénes vamos y los que se quedan, pues se quedan, porque nosotros vamos de todas maneras a proponer al país una política más optimista, no de confrontaciones”, considero que no es, en estricto, una declaración de apertura y tolerancia, es más bien de soberbia; con esas declaraciones es muy difícil que consiga que tanto Marco Arana y Yehude Simons declinen a sus candidaturas, el ex cura del ‘Frente Amplio’ y el actual legislador de ‘Únete por otra democracia’, lo que trae implícito que sólo conseguirá convencer a un corto sector de la izquierda.

Estando así las cosas, por lo menos en este presente proceso electoral, se torna muy complicado para las pretensiones presidenciales de Villanueva, tal vez una vicepresidencia o postular a una curul congresal le pueda ser más auspiciosa, aunque siendo realistas, si es por AP tampoco tendría mucho chance.

Artículos relacionados

Mantente Conectado

34,492FansMe gusta
250SeguidoresSeguir
1,851SeguidoresSeguir

Últimos artículos